A prisión por matar a un peluquero de Pinos Puente con un destornillador

  • El agresor ha sido detenido en Madrid y ha confesado que "apuñaló" a este hombre tras una disputa

Lunes 26 de diciembre del 2016 sobre las 15:30 horas en la calle San Cristóbal de Pinos Puente. Una vecina de la zona acudió a la peluquería de Antonio T. V., un hombre de 60 años que tenía habilitada una parte de su vivienda para el negocio. La puerta del establecimiento estaba rota y con las llaves puestas, y al entrar se encontró a Antonio tirado en el suelo, tapado con una manta y herido en el cuello. Alguien le había clavado un destornillador. Ante ello, llamó a un sobrino de la víctima que dio aviso al Servicio de Emergencias 112. Un año y tres meses después, la Guardia Civil ha cerrado la investigación tras detener al agresor, un hombre de nacionalidad ecuatoriana de 30 años, que ya ha ingresado en prisión.

Este suceso causó gran revuelo en el municipio, que tan solo cuatro días antes rebosaba de felicidad tras haber sido agraciado con el segundo premio de la Lotería de Navidad. Todo apuntaba a que esta agresión se había producido a consecuencia de una disputa por un tema relacionado con las drogas, pero había numerosas especulaciones sobre por qué había ocurrido. La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación y los agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Benemérita granadina se pasaron toda la tarde de ese lunes en el lugar recabando pruebas que arrojasen algo de luz a este suceso.

El homicida habría ido a casa de la víctima a por droga y tras discutir con él acabó con su vida

Pese a que en un principio este hecho había sido catalogado como un "homicidio en grado de tentativa" (el peluquero había sido encontrado con vida en estado crítico, por lo que fue trasladado al Hospital del PTS), 17 días más tarde la tipificación del delito cambió: el 11 de enero del pasado 2017 la víctima fallecía a consecuencia de las heridas.

Tras un año de pesquisas, la Guardia Civil consiguió dar con la identidad del agresor y tras conocer su paradero -residía en Madrid-, consiguió detenerlo. Así, los agentes confirmaron que el ahora detenido "acudió al domicilio de la víctima en busca de droga". Asimismo, averiguaron que el agresor incluso consumió droga con la víctima, sin embargo, una discusión entre ambos desembocó en que el ahora detenido cogiese un destornillador que habían empleado para manipular droga y se lo clavase a la víctima en la nuca.

Tras cometer la agresión, la cual acabó confesando una vez detenido, rompió la puerta del establecimiento de una patada para huir lo más rápido posible sin percatarse de que las llaves estaban puestas en la puerta, y cogió un vuelo a Ecuador horas más tarde.

Tal y como informó la Guardia Civil, los agentes ya sospechaban de este hombre tras analizar las pruebas recabadas en el lugar, sin embargo, no había evidencias suficientes que lo relacionaran con la víctima hasta que finalmente han conseguido esclarecer los hechos y proceder a su detención.

El agresor fue puesto a disposición judicial el pasado viernes, fecha en la que se ordenó su ingreso en prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios