El pepino deja de ser el 'rey' de los cultivos bajo plástico en la Costa

  • Cede terreno a favor del cultivo de tomate y de otros que casi habían desaparecido · El valor de la semilla también es determinante a la hora de sembrar

La campaña agrícola en la Costa arranca esta temporada otoño-invierno 2012-2013 con importantes novedades respecto a la del año pasado, tal y como explicó el secretario provincial de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) Granada, Miguel Monferrer, quien indicó que uno de los principales cambios que se producirá es una reducción considerable de hectáreas de pepino que se plantarán. Dicha disminución del que ha sido hasta hace poco el 'rey' de los cultivos bajo plástico la cifró en un "12% aproximadamente, al pasar la superficie sembrada bajo plástico de las 2.300 hectáreas de la campaña pasada a las 2.000 de la actual". Dicha cantidad es significativa, si se tiene en cuenta que en los últimos seis años se ha pasado de las 900 hectareas hasta alcanzar las 2.300.

Monferrer comentó que el principal comprador del pepino español es la plataforma alemana de los supermercados Lidl, que "acapara prácticamente todo el pepino del mercado español y que es la que pone el precio del producto a la baja". Y añadió que "estamos hablando de una media de unos 40-45 céntinos, como ha ocurrido este año pasado, que es lo que cuesta prácticamente producirlo".

La mayor parte del terreno en el que no se cultivará el pepino se destinará a la siembra del tomate, que incrementará el cultivo en todas sus variedades, con un aumento de media del 15%, hasta llegar a las 2.600 hectáreas cultivadas. De ahí que casi un 40% de la superficie total cultivada de la Costa se destina a la producción de hortalizas bajo plástico.

Las causas que han motivado a los agricultadores a este cambio son una diferenciación con la producción de Almería, que sigue apostando por el cultivo del pepino; los precios, que en el caso del tomate se sitúan en los 0,60 céntimos, una cantidad que consideran "razonables"; y la producción durante más meses al año.

El descenso en la producción del pepino también propiciará la aparición de otros cultivos que tenían tradición en la comarca de la Costa granadina, pero que en los últimos años estaban prácticamente extinguidos, debido a la apuesta por otras producciones. Se trata de hortalizas como el pimiento, sobre todo el de freir, o la judía. "Eran cultivos muy importantes en esta zona, tanto en Motril, como en Castell de Ferro, en Carchuna, Albuñol, La Mamola o Los Yesos, tradicionales". Monferrer explica que "debido al incremento de la competencia de Marruecos y a los bajos precios, en los últimos años se ha dejado de sembrar". Pero ahora los agricultores van a volver a poner judias, "que este año ha tenido un precio medianamente razonable, aunque es cierto que mucha gente lo hace porque no tiene dinero para comprar semillas caras, puesto que la semilla del pimiento, del tomate o del pepino vale muchísimo dinero. De ahí que se estén yendo a lo más barato".

Monferrer confió en que las condiciones climatológicas sean las mejores para la campaña otoño-invierno, porque es cuando la Costa tiene mayor producción y menos competencia, al tiempo que deseó "unos precios justos", una de sus reivindicaciones históricas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios