La periodista de 'Granada Hoy' regresa tras 30 horas retenida en Marraquech

  • El aeropuerto marroquí recuperó ayer por la tarde un vuelo a Girona en el que dio plaza a la informadora, a la que se prohibió entrar al país pese a ir de viaje privado

La redactora de Granada Hoy Ana Beauchy, retenida desde el viernes en el aeropuerto de Marraquech -adonde llegó para un viaje privado- por el simple hecho de ser periodista e indicarlo así en los papeles del visado a la llegada al aeropuerto marroquí, concluyó su odisea finalmente ayer a medianoche con la llegada a territorio español, concretamente a Girona. A última hora, el aeropuerto de Marraquech recuperó el vuelo que tenía que haberse producido el viernes a las 20:00 horas (hora marroquí) en el que concedió plaza a la joven.

Una decisión sorpresa ya que a primera hora de la tarde se anunciaba en los paneles del aeropuerto de que se habían cancelado los tres vuelos que conectaban con España: Madrid, Valencia y Barcelona y nada se sabía del vuelo a Girona, con lo que la informadora se concienció para pasar su segunda noche retenida en el aeropuerto.

Su periplo, que ha durado unas 30 horas en Marruecos, podía haberse solucionado el mismo viernes, aunque el cierre del espacio aéreo español esa tarde y la prolongación de las cancelaciones durante el día de ayer impidieron que la joven pudiera embarcar en un avión a cualquier destino del territorio nacional -como era la pretensión de la policía marroquí al impedir su entrada al país- hasta las 20.00 horas (21:00 horas en España).

Finalmente, antes de entrar al avión le devolvieron el pasaporte que le fue retirado el viernes a mediodía y la periodista pudo llegar a Girona sobre la medianoche, desde donde hoy gestionará su regreso a Granada.

La noche del viernes, tras estar toda la tarde en una sala en la zona de control de aduanas acompañada permanentemente por miembros de la policía marroquí, la pasó en una habitación que habitualmente se utiliza para las personas detenidas con varios colchones, una mesa y una televisión. Además, permaneció los dos días sin poder ver a su marido, que viajaba con ella y que no tuvo problemas para entrar en el país, aunque se comunicaba con él por teléfono móvil, que no le fue retirado en ningún momento.

El viernes ya tuvo un primer amago de regreso precisamente en un vuelo a Girona, pero al montar en el avión, y tras dos horas de espera, ordenaron a todo el pasaje volver al aeropuerto por el cierre del espacio aéreo español. Ante esa situación, la policía marroquí le informó primero que saldría en un vuelo ayer sábado y después le explicaron que no iba a poder ser hasta hoy domingo, aunque finalmente pudo aprovechar la primera salida de un vuelo a España.

Mientras, su marido permanece en Marraquech a la espera de poder volver también a España. Ha sacado ya dos billetes de avión para intentar regresar. Al ver la situación del viernes, sacó el primer billete disponible para España y que era ayer por la tarde con destino Madrid. Al cancelarse, tuvo que sacar otro billete para hoy a las 12:20 a Madrid, vuelo que espera poder coger para encontrarse con Beauchy en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios