A la pesca de ayudas para capturar 'basura' en el mar

  • La Cofradía de Pescadores de Motril aplaude la iniciativa de la Unión Europea de recoger los millones de envases que ensucian el litoral como complemento a la actividad puramente extractiva de peces

Comentarios 1

El pasado 20 de mayo la UE comenzó una experiencia piloto en Francia, que espera que se extienda a más países, por la que los pescadores se convierten en capturadores de residuos marinos, con una triple ventaja: estos trabajadores del mar obtendrán una renta adicional en un sector en el que cada vez hay menos capturas, los océanos estarán más limpios gracias a su conocimiento del medio y se reducirá el impacto medioambiental que afecta negativamente a otros sectores, como el turismo.

El presidente de la Cofradía de Pescadores de Motril, Jesús Caparrós, valoró la intención de la comisaria europea de pesca, Maria Damanaki, de manera positiva. "A mí, personalmente, me parece bien que nos incentiven para hacer de barrenderos", señaló, pero no comparte la forma que quiere hacerlo. "Que los meses de paro biológico nos pongan a recoger el plástico no es de recibo, porque hay que respetarlos, sea pescando o limpiando, hay que tener en cuenta que la red de arrastre se lleva todo lo que encuentra a su paso, como ejemplo, hoy mismo hemos llegado a sacar piedras de gran tamaño, porque la red no distingue si barres o pescas", explicó el patrón mayor. Y añadió: "si nos ponen a barrer en el paro, los fondos marinos no van a tener descanso, con lo que no se van a poder desarrollar las especies, por ello, los dos meses de paro biológico deben ser paro total".

Los pescadores están de acuerdo en que los otros 10 meses restantes, si quieren, que les pongan de "barrenderos", pero siempre que esto sea "algo auxiliar a nuestra actividad principal, que es la pesca".

Daniel Rico, patrón del arrastrero Rico Mare, comparte la opinión del máximo responsable de los pescadores granadinos y piensa que es algo positivo que la UE destine recursos económicos, "siempre que ésta no sea la actividad principal de los pescadores lo veo bien, que la limpieza sea un complemento a la pesca". Lo que espera de esta iniciativa, si finalmente se pone en marcha, es que "se gestionen bien esas subvenciones y que los pescadores sepan qué cantidad exacta se les va a dar y durante qué tiempo".

Patrones y marineros coinciden en que hay que cuidar los fondos marinos, porque de ellos salen los productos que les dan de comer. Y, sin embargo, cada vez hay menos pescado y más residuos. Según comentan, "están plagados de botellas de plástico, neumáticos, lavadoras, zapatos, ropa y todo tipo de basura". Se encuentran todo tipo de residuos en sus redes, pero no pueden hacer nada con ellos. También les faltan medios para realizar el trabajo de captura de residuos, ya que serían necesarias unas redes especiales, que cuestan entre 16.000 a 40.000 euros, según su tamaño.

A pesar de las dificultades, la disposición es buena y algunos recuerdan cómo ya ha habido iniciativas similares en las que la sociedad ha aprovechado la sabiduría de los pescadores, como en el caso de la limpieza en superficie con embarcaciones menores que algunos años ha subvencionado la Junta de Andalucía, en cuya actividad además de eliminar la basura retiraban medusas.

Antonio Márquez dedicó media vida a la pesca hasta que la Comisión Europea propuso una partida económica para la reconversión de la flota española que faenaba en Marruecos. En 2003 recibió una compensación económica por abandonar su oficio. Con la ayuda recibida montó un negocio de hostelería en el Varadero motrileño. Él también aplaude la iniciativa europea y señala que ya le hubiera gustado a él haber tenido esa oportunidad. "Será mejor que las criaturas estén trabajando, aunque sea recogiendo plásticos, que estar parados", exclama.

Este ex pescador está entre los que recuerdan experiencias similares con resultados satisfactorios. "Hace unos años la UE destinó un dinero para limpiar los fondos marinos; en el Puerto de Motril asignaron esta tarea a 4 barcos, otros en Adra, otros en Carboneras y así en todo el litoral mediterráneo y ahora se ve el fruto de ese trabajo porque las capturas de marisco tan apreciado como la quisquilla de Motril, ha dado buena referencia, debido al plancton existente en el Mar de Alborán y la eliminación de moxinas que antes se comían el marisco", explica.

José Gómez, pescador jubilado, relata su experiencia en limpiar el mar: "Hace cuatro años en el Puerto de Motril cuatro barcos pequeños se encargaron de limpiar la costa de medusas y basura en superficie a una distancia de 40 metros y salía de todo. La Junta encargó a una empresa privada este trabajo, salíamos a las 8 de la mañana y regresábamos a las 3 de la tarde, había que echar lo recogido en un contenedor y apuntarlo". Por tanto, no supone algo completamente nuevo para ellos.

En definitiva, la flota de Motril, compuesta por más de 300 hombres y 38 barcos, se pone a disposición de las órdenes de Bruselas, pero con condiciones. Saben lo que hay que hacer para limpiar los mares, los conocen como la palma de su mano, pero la solución pasa -como casi siempre- en poner dinero encima de la mesa.

Por lo pronto, la idea es sólo una sugerencia, sin demasiado eco en las capitales europeas, y todavía no se ha convertido en una iniciativa legislativa ni en un plan que la comisión pretenda imponer a los gobiernos. Es Madrid la administradora del Fondo Europeo de la Pesca que viene de Europa. España dispone de 1.131 millones de euros con cargo a ese fondo para el periodo 2007-2013.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios