Una píldora, mil consideraciones

  • En Andalucía ya se dispensa gratuitamente la postcoital en los centros del sistema sanitario público, por lo que será de las comunidades donde menos afecte la medida de venderlas sin receta en las farmacias

Desde que el lunes el Gobierno anunciara que la píldora postcoital -conocida como del día después- se podrá adquirir sin receta médica, es decir, de forma libre en las farmacias, a partir de agosto, las reacciones no han dejado de saltar. Unas a favor de la medida al considerarla una ampliación del acceso a este medicamento y otras en contra por considerar que tiene que mandarse bajo prescripción médica y por el problema de las menores de edad.

El objetivo del Gobierno es que el acceso de las mujeres a la píldora sea el mismo independientemente de su lugar de residencia y en el plazo necesario para garantizar su eficacia. Porque, por ejemplo, en Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia y Navarra, el acceso es gratuito. En el resto de comunidades, hay que pagarla.

Así, en Andalucía -comunidad pionera en dispensarla gratuitamente en los centros sanitarios públicos- la medida no va a suponer un cambio drástico sino que complementará el sistema ya existente.

Ahora, para conseguir la píldora, por ejemplo en Granada, hay varias opciones. Si se va a un médico de familia o ginecólogo privado prescribe la receta y se canjea en la farmacia. Si se opta por la sanidad pública, es gratuita. "Se puede solicitar en las urgencias de los hospitales, en las de los centros de salud, al médico de familia o en los consultorios. Y allí mismo se le da, no se hace receta, porque disponemos de ella", explica el médico de familia del centro de salud de la Chana, Lorenzo Arribas. Además, en muchas farmacias se da sin receta -como ocurre con muchos medicamentos- tras explicar el caso y bajo criterio personal del farmacéutico.

En cuanto a la edad, se concede sin problema a las mayores de 14 años "ya que es la edad marcada en la que ya se permiten las relaciones sexuales libres". Si son menores, se realiza una valoración del médico y se pide consentimiento paterno si se observa que no es un menor maduro".

Por este acceso ya amplio, "Andalucía es de las comunidades donde menos afectará, aunque es un gran paso adelante".

Además, la gratuidad de la misma en el sistema sanitario hará que se recurra menos a las farmacias porque "elegir entre pagar 20 euros o cero, más en un colectivo como es el de las jóvenes, hará que no tenga mucha incidencia", opina el médico del Centro de Enfermedades de Transmisión Sexual de Granada, José Manuel Ureña, que puntualizó que se debe enmarcar esta medida dentro del uso racional del medicamento y advirtió que no sirva para sustituir métodos anticonceptivos como el preservativo, "el único que impide el contagio de enfermedades de transmisión sexual".

Los protagonistas secundarios de la medida, los farmacéuticos, dicen no haber recibido consulta para el cambio ni notificación aún de cómo les afectará. Para el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Manuel Fuentes, quedan aún cuestiones a tratar como que se insista en que "no sirve para evitar la transmisión de enfermedades venéreas, que se analice la carga de hormonas a las que se somete a las mujeres, resolver el problema legal con las menores, el cambio tan drástico de la noche al día y que se respete la objeción de conciencia de los farmacéuticos a no dispensarla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios