La plantilla tendrá que esperar un año más para conocer el futuro de Santa Bárbara

  • El subdelegado del Gobierno y el teniente general del Madoc visitaron el lunes la empresa para apoyar a los trabajadores

Ya han esperado demasiado, pero todavía tendrán que aguantar un poco más para desvelar las incógnitas que se ciernen sobre su futuro laboral. Los más de 150 trabajadores que componen la plantilla de la fábrica de armas Santa Bárbara Sistemas -ubicada en El Fargue y propiedad de General Dynamics- no sabrán hasta finales de 2011 cuáles son las posibilidades de supervivencia de la empresa y, por tanto, de sus puestos de trabajo.

El presidente del Comité Intercentros de Santa Bárbara, José Rodríguez, explicó ayer que la plantilla de los nueve centros que la empresa tiene repartidos por todo el territorio nacional está pendiente de la adjudicación del contrato para la construcción de un nuevo vehículo militar blindado de ruedas 8x8 (conocido como 'Piraña'), que sustituirá a los actuales BMR y VEC y del que se fabricarán 300 unidades. En teoría, la primera 'criba' entre las empresas que optan a la adjudicación de este contrato -en el que la fábrica granadina se encargaría de acometer el blindaje- debería producirse a finales de 2011. Sin embargo, esta primera selección no se producirá "como mínimo hasta julio de 2011, por lo que hasta diciembre de 2012 no sabremos nada", explicó Rodríguez, que apuntó que la dilación de la resolución de este contrato -uno de los mayores del Ejército de Tierra para los próximos años- es "consecuencia del recorte de los presupuestos".

Pese a todo, este retraso no ha influido en la intensa ronda institucional que los trabajadores y la dirección de Santa Bárbara Sistemas ha iniciado para recabar apoyos ante el Ministerio de Defensa. De hecho, el pasado lunes el subdelegado del Gobierno, Antonio Cruz, y el teniente general del Mando de Adiestramiento y Doctrina (Madoc), Francisco Puentes, mantuvieron un encuentro con el consejero delegado de Santa Bárbara Sistemas, Carlos Villar, en el que comprobaron que la fábrica granadina "reúne todas las condiciones y está preparada tecnológicamente" para fabricar "uno de los mejores vehículos" con los que podría contar el ejército español.

La campaña en pro de Santa Bárbara es vital para aumentar las ya de por sí grandes posibilidades de la empresa de hacerse con un contrato que asegurará su supervivencia y el mantenimiento de los puestos de trabajo como mínimo hasta 2016. De no conseguirlo, la viabilidad de la fábrica granadina se vería seriamente comprometida, ya que el actual programa que se desarrolla Santa Bárbara -el misil Spike- concluirá en 2013, lo que hará disminuir la carga de trabajo de la fábrica casi un 50%.

En el caso de conseguir la adjudicación del 'Piraña', la empresa de General Dynamics garantizaría 350 puestos de trabajo directos y más de 1.000 indirectos.

2014

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios