La pregunta que atragantó a Arenas

  • Conchi Morillo, participante en 'Tengo una pregunta para usted', asegura que el líder del PP le confesó al final que la decisión del alcalde de abandonar los vuelos baratos "era tirar piedras contra su tejado"

El presidente del PP-A, Javier Arenas, confesó al término del programa de TVE Tengo una pregunta para usted, donde se enfrentó a las preguntas de 28 ciudadanos, que hubo especialmente una que se le atragantó.

La cuestión la formuló Conchi Morillo, una dependienta natural de Albolote que trabaja en la tienda Nave-rock, en el centro de Granada, y que ayer cobró un protagonismo que ni siquiera hubiera imaginado por pedir la opinión de Arenas sobre la decisión del alcalde José Torres Hurtado (PP) de no aportar más dinero a los vuelos de bajo coste que llegan al aeropuerto: "fue la más dura porque no conocía lo que se me preguntaba y no tenía contrastada la información", reconoció Arenas.

Conchi, que participó en el programa gracias a un cliente que trabaja en la empresa encargada de la selección, llegó a pensar, por la respuesta evasiva del líder del PP, que la polémica que ha llenado páginas y espacios en las parrillas radiofónicas durante los últimos días "era mentira". "No me imaginé que no supiera nada de un tema que es tan importante para el sector turístico y que nos permite a los granadinos viajar a otras ciudades", comenta la dependiente, quien subrayó la "libertad total" que se les concedió para formular cualquier pregunta por muy molesta que fuera.

Curiosamente, fue el propio Arenas el que minutos antes de iniciarse el programa reclamaba a los 28 ciudadanos un poco de piedad en sus interpelaciones: "nos dijo que le tratáramos con mimo porque ya le daban caña a diario los periodistas".

Pero, quizá, lo más sorprendente vino después, con el cóctel que se ofreció al término del programa, momento en el que Arenas aprovechó para mantener un contacto más directo con los ciudadanos que ejercieron de periodistas por un día. "Me cogió en un aparte y me dijo que le extrañaba mucho que su amigo el alcalde hubiera tomado dicha decisión, que era como tirar piedras contra su propio tejado, fueron sus palabras textuales", recuerda Conchi.

Reconoce que tenía dudas sobre la pregunta a formular porque al no tener responsabilidad de gobierno "se iba a ir de rositas". "Por eso se me ocurrió lo de los vuelos baratos porque tampoco entiendo la decisión unilateral del alcalde", explica. No le gustó que su forma de responder a las preguntas: "yo haría, mi mujer y mis hijos, yo estuve, yo participé....", censura.

En realidad, le hubiera gustado más enfrentarse al presidente Manuel Chaves porque "se le puede dar caña" por actuaciones de su competencia pero "me llamaron para decirme que el cupo de ciudadanos seleccionados ya se había cerrado aunque me doy por satisfecha por la experiencia televisiva", confiesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios