Un preso por maltrato reincide tras salir de la cárcel

Un Juzgado de Motril ha prohibido a un hombre, que meses antes había salido de prisión tras cumplir una condena de diez años por un incendio que hizo peligrar la vida de su ex esposa e hija, a acercarse a menos de 15 kilómetros del término municipal de la localidad por amenazar a ambas con matarlas.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, relata que sobre las tres de la madrugada del pasado 9 de noviembre el acusado, M.G.A., vecino de Motril, se personó en el domicilio de su ex mujer, con la que estuvo casado 20 años y de la que está divorciado.

El hombre aporreó la puerta advirtiendo de que la casa era suya y que esa noche iba a haber muertes.

La mujer, que se encontraba en el interior de la vivienda junto a su hija y su actual pareja, no abrió la puerta, por lo que el acusado comenzó a darle patadas y golpes mientras reiteraba su intención de matarles, hasta que se personó en el lugar la Policía Nacional y lo detuvo.

El acusado había sido condenado con sentencia firme el 3 de enero del 2000 por la Audiencia Provincial de Granada a diez años de cárcel por un delito de incendio con peligro para la vida y la integridad de su ex esposa y una de sus hijas, pena que extinguió el pasado 28 de agosto.

El hombre ha sido nuevamente condenado ahora como autor de un delito de amenazas en el ámbito familiar en una sentencia adoptada de conformidad entre las partes que le prohíbe acercarse a menos de quince kilómetros del término municipal de Motril y sus anejos, así como de su ex esposa e hija, y que le impone además diez meses de cárcel.

El acusado tampoco podrá comunicarse con ellas por ningún medio durante cinco años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios