La primera fase de la Alcaicería durará 6 meses y comenzará por Paños y Ermita

  • Las calles sólo se abrirán con una profundidad de 40 centímetros ante el temor de encontrar restos arqueológicos · El pavimento recreará el suelo original del zoco antes del incendio del año 1843

Comentarios 1

Las obras de la primera fase de remodelación de la Alcaicería tendrán un plazo de ejecución de seis meses que empezarán a contar en el momento en que el Ayuntamiento adjudique las obras a la empresa ganadora del concurso público. Las seis calles afectadas (Paños, Libreros, Ermita, Alcaicería, plaza de la Seda y calle Tinte) estarán abiertas durante un mes cada una, tiempo que deberá ser suficiente para remodelar por completo las vetustas canalizaciones del histórico barrio. El arquitecto encargado del proyecto, Carlos Sánchez, reconocía ayer que lo más lógico es empezar los trabajos por las calles con menos circulación, Paños y Ermita, para facilitar al máximo el acceso de los clientes a los comercios de la zona. "Vamos a intentar que la obra afecte al menor número de personas", argumentó Sánchez.

Aunque los comerciantes son conscientes de los inconvenientes que generarán las obras en el barrio, se han mostrado satisfechos con la decisión del Ayuntamiento de parcelar las obras en el tiempo, de forma que no estén todas las calles abiertas a la vez sino que, a medida que se vaya terminando, se vayan cerrando.

La actuación no está exenta de dificultades puesto que las conducciones de saneamiento, abastecimiento de agua, luz y telefonía se encuentran en pésimas condiciones. Ayer, la Gerencia de Urbanismo anunció que ya ha transferido al Ayuntamiento el importe de la primera fase del proyecto: 617.185 euros. Ahora habrá que esperar a que las obras salgan a concurso público para adjudicarlas a la empresa que ofrezca las mejores condiciones. A partir de este momento será una comisión del Plan de Excelencia Turística la que se hará cargo del seguimiento de las obras, que todavía contemplan una segunda fase en la que se acometerá la remodelación de las fachadas. Cuando termine todo el proyecto se habrá invertido en la Alcaicería más de 1.400.000 euros.

Uno de los aspectos que despierta más interés entre los vecinos de la zona es el cambio de pavimento. Y es que tras las obras las calles lucirán la misma imagen que tenían en el siglo XIX, antes de que un incendio arrasara el barrio en 1843. "La Alcaicería tuvo que ser reconstruida por una comisión de ornato que, con criterios arqueológicos, intentó imitar esa arquitectura arábiga dándole una simetría absoluta a todas las fachadas", recordó ayer la concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto, quien argumentó que la obra se hará con la mejor planificación posible para no perjudicar a los comerciantes.

El plazo de presentación de proyectos para llevar a cabo la rehabilitación de la Alcaicería concluyó el pasado 31 de marzo. Cerrado el plazo, la comisión del Plan de Excelencia Turística de Granada ha aceptado el proyecto elaborado por el arquitecto Carlos Sánchez, cuya idea será la que se materialice en el mítico barrio. "Es una obra muy difícil porque las conducciones del barrio están muy deterioradas pero va a quedar muy bonita, sobre todo cuando coloquemos el pavimento del siglo XIX que vamos a traer de Sierra Elvira", manifestó ayer el arquitecto que ha ideado la reforma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios