infraestructuras | proyecto de la marea amarilla

La propuesta de las plataformas rebaja el soterramiento del AVE a 213 millones

  • La Marea Amarilla presenta un proyecto alternativo elaborado por el arquitecto Juan Pablo Canales

  • Aumenta la edificabilidad e incluye 2.500 viviendas fuera de la zona de Fuentenueva

Comentarios 1

No todo el mundo se ha tomado vacaciones en agosto. Desde luego no lo ha hecho el arquitecto granadino Juan Pablo Canales, que ha trabajado codo con codo con las plataformas que forman parte de la Marea Amarilla para adaptar su proyecto de soterramiento del AVE, Atrio Granada, a las necesidades de financiación planteadas por el Ayuntamiento. Fusionando las líneas maestras de su propuesta original (soterramiento de las vías a su entrada a la ciudad, traslado de la estación al puente de Camino de Ronda y construcción de una gran zona verde en la actual playa de vías de Renfe) con la edificación de unas 2.500 viviendas repartidas en distintos terrenos públicos, el arquitecto y las plataformas han diseñado un proyecto de AVE que es, más que nada, un "proyecto de ciudad".

La propuesta, "innovadora y rigurosa", cuantifica la ejecución del soterramiento de las vías y de la estación en 213 millones de euros. El arquitecto ha modificado su idea original para aumentar la edificabilidad de usos lucrativos, la vía de financiación del proyecto de soterramiento que ya planteó el Consistorio en su iniciativa, que incluía la construcción de 1.900 viviendas. La diferencia es que en lugar de centrar la operación urbanística en la zona de la estación de Renfe y Fuentenueva, las plataformas desplazan la promoción de sus 2.500 viviendas a zonas de menor "impacto" visual, como la actual ubicación del ramal de Moreda -que sería desmantelado-, la zona de Automóviles en los Pajaritos y el área de Talleres de Renfe. "Es una modificación urbana que merece la pena", aseguró el portavoz de la Marea Amarilla, Francisco Rodríguez, que indicó que el proyecto es una "modificación del estudio de viabilidad" planteado por los técnicos municipales.

El Ayuntamiento se compromete a llevar la propuesta a los técnicos para estudiar su viabilidad

Las plataformas tuvieron ayer la oportunidad de presentar este nuevo proyecto al alcalde, Paco Cuenca, en una reunión de trabajo en el Ayuntamiento. En el encuentro, la Marea Amarilla planteó esta iniciativa como una alternativa "más completa" al proyecto elaborado por los técnicos municipales, que no contaba con el respaldo de los vecinos por su carácter "especulativo" y que se ha topado también con la oposición de la Universidad de Granada a ceder parte de sus terrenos en Fuentenueva.

Rodríguez aseguró que el nuevo proyecto salva algunos de los escollos del diseño planteado por el Ayuntamiento. Por un lado, al trasladar la estación hasta el puente de Camino de Ronda, se evita el cauce del río Beiro, lo que supondría un ahorro de unos 20 millones de euros en la ejecución del soterramento. Por otro, la promoción de vivienda se traslada hasta terrenos con menor impacto, lo que evitaría la puesta en marcha de una operación urbanística en los terrenos de la estación de Andaluces y Fuentenueva que triplicaría el suelo edificable y levantaría más de 1.900 viviendas en una zona muy céntrica, obligando a la modificación del actual PGOU. Además, con Atrio Granada se recupera en cierto modo el espíritu de la estación de Moneo, ya que la dársena planteada por el proyecto de Canales también está diseñada como un "mirador" hacia lo mejor de Granada: la ciudad, la Alhambra y Sierra Nevada. "Estamos apoyando este proyecto porque encaja perfectamente con nuestras reivindicaciones", indicó el también representante de los vecinos de La Rosaleda.

El alcalde aseguró al término del encuentro que, tras haber escuchado las nuevas ideas de las plataformas, el equipo de gobierno las trasladará a los técnicos municipales para que sean estudiadas. El portavoz de la Marea Amarilla confirmó que tanto el alcalde como el concejal de Economía, Baldomero Oliver, se mostraron receptivos a la propuesta, asegurando que Urbanismo estudiará el proyecto para buscarle encaje, y si se considera viable se podría plantear tanto a la Mesa del Ferrocarril como al propio Ministerio de Fomento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios