Las prostitutas 'emigran' al Cinturón para evitar las multas

  • El boceto de la normativa municipal, que se presentó hace poco menos de un mes, ha alertado a las trabajadoras del sexo, que se han trasladado a otras zonas para no ser sancionadas

Comentarios 0

A pocas semanas para que la ordenanza de la convivencia llegue al pleno municipal, su borrador ya está causando efecto. El capítulo de la normativa dedicado a la prostitución y que tiene especificado el prohibir y multar el ofrecimiento y la demanda de servicios sexuales en la vía pública ha corrido como la pólvora y las prostitutas, siguiendo el refrán que asegura más vale prevenir que curar, han decidido o las han obligado a "emigrar" a puntos cercanos al Área Metropolitana.

Desde el equipo de Gobierno, concretamente, desde el área de Participación Ciudadana, ven el hecho como positivo. Su portavoz, Eduardo Moral, ha declarado en numerosas ocasiones la necesidad de compatibilizar los derechos de los vecinos de Carretera de Jaén con los de las trabajadoras del sexo. Finalmente, hace poco más de un mes en una reunión mantenida con todos los afectados por esta realidad se decidió la prohibición de estas prácticas, establecer un perímetro de prohibición que estaría en los 500 metros a la redonda de las zonas residenciales y, sobre todo, el establecer sanciones que oscilarían entre los 300 y los 3.000 euros. El concejal considera que el que las prostitutas se den por aludidas y que comiencen a cumplir la ordenanza es indicio de que el proyecto puesto en marcha por el Ayuntamiento, que incluye toda una batería de medidas sociales dedicadas a las mujeres, podría funcionar. La cuestión ahora se encuentra en la reacción de los pueblos del Cinturón. Realmente, el nuevo reglamento de la convivencia podría entrar en vigor en pocos meses y si se cumple tal cual, localidades como Pulianas, Maracena o Cenes de la Vega podrían ser algunas de las más afectadas por los movimientos de las trabajadoras del sexo en la ciudad.

Este periódico pudo comprobar in situ que, a pesar de las migraciones, en la Carretera de Jaén siguen congregándose de madrugada grupos de prostitutas que intentan trabajar al margen de la normativa. Hay quien la conoce, otras dicen no saber nada, pero en cualquier caso, se muestran contrariadas por la decisión municipal. Aseguran que la policía ya les está advirtiendo de que en esa zona "no pueden estar" y les recomiendan que se trasladen a una zona más retirada de la capital, algo que no comparten. Representantes de organizaciones que trabajan con el colectivo apoyan su parecer. Consideran que las mujeres no son mercancía que pueda moverse unos metros más allá o acá dependiendo de intereses que, según ellos, van más allá de la convivencia vecinal. Y señalan que para trabajar el tema de la prostitución hay que "implicarse" y "dejar de poner parches". Expertas de diferentes colectivos entienden que son los gobiernos locales y el central, de manera global, los que tienen que establecer las líneas de trabajo en este ámbito.

Lejos de las opiniones de los implicados, el hecho es que Granada, si todo sigue el camino previsto, tendrá la Ordenanza de la Convivencia aprobada este mes. En la sesión plenaria se debatirá este capítulo con las nuevas propuestas, en principio, únicamente Izquierda Unida pedió un aplazamiento del borrador para estudiarlo más detenidamente.

Después de todo el proceso y de las primeras consecuencias palpables en la calle, los que se muestran más contentos y esperanzados son los vecinos de la Carretera de Jaén que fueron los que iniciaron las protestas contra este servicio de sexo en la calle.

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios