El recorte de subvenciones ahoga a más de cien colectivos sociales

  • La Junta redujo en un millón de euros su presupuesto en materia de programas y acuerdos con asociaciones granadinas Las organizaciones buscan fuentes de ingresos alternativas

Comentarios 1

Hablar de la crisis que viven las asociaciones y ONG granadinas no es ninguna novedad. Desde que las distintas administraciones públicas empezaron a recortar en ayudas y subvenciones, las organizaciones que tantos servicios ofrecen a la ciudadanía vieron cómo sus ingresos caían en picado. Programas que se tuercen, personal despedido, retrasos en los pagos y diversificación de las fuentes económicas son algunas de las consecuencias.

Según el concejal de Bienestar Social en el Ayuntamiento de Granada, Fernando Egea, en los últimos cuatro años la Junta de Andalucía ha recortado en subvenciones y ayudas para las asociaciones granadinas más de un 55%. Lo que en cifras se traduce en casi en un millón de euros. A quién culpar es difícil. Desde 'arriba' también se recorta y eso va en detrimento de los ingresos que reciben las distintas administraciones, que no tienen otro remedio que rebajar las ayudas y las subvenciones que dan.

Entre las partidas y programas que se han caído se encuentran ayudas a mantenimiento de asociaciones, escuelas de verano, equipamiento o programas concretos. Granada Acoge, por ejemplo, recibía de la Junta de Andalucía 32.000 euros en 2008. Cuantía que en 2012 descendió hasta los 10.440 euros. En este sentido, la coordinadora de esta asociación que trabaja por los inmigrantes, Silvia Konekye, relata que esta situación no es exclusiva del organismo autonómico, sino que en general "es una tendencia que siguen todas las administraciones".

Por este motivo, hace dos años decidieron "hacer una reestructuración de la gestión" y buscar "recursos externos, socios y actividades de recaudación", para que Granada Acoge continuara siendo sostenible. Así, según explica, el dinero proviene de "entidades privadas como La Caixa, CajaGranada, socios económicos que colaboran con la asociación, donativos, Fondos Europeos a través de la Federación Andalucía, y de la Junta de Andalucía", relató.

Pese a todo, explica que les va relativamente bien pues su apoyo económico "no es fundamentalmente de administraciones locales, lo que facilita el trabajo". También explica que en algunas ocasiones son ellos mismos los que rechazan esas ayudas, "porque al cobrarlas con tanto retraso no nos atrevemos a adelantar el dinero".

En Proyecto Hombre, Manuel Mingorance explica que la asociación también ha percibido el descenso de las subvenciones. Motivo por el que este año han sido "cautos" a la hora de elaborar los presupuestos, "que han sufrido un ligero descenso de un 10%". Pese a todo, Mingorance afirma que no han encontrado tantos obstáculos como otras asociaciones, "que han dependido en un 80% de ingresos por subvenciones".

Lo que sí le preocupa al director de esta ONG dedicada a la prevención y el tratamiento de las toxicomanías es la renovación o no de diferentes programas cuyos convenios finalizan este año. Por ejemplo, según relata Mingorance, en junio estarán pendientes de la renovación de una subvención muy importante, que esperan que realmente se produzca.

Lo más triste del descenso de ayudas y subvenciones es que precisamente hoy día es cuando más dinero necesitan. Tanto Granada Acoge como Proyecto Hombre atienden a un número importante de personas que, en tiempos de crisis, se multiplica o simplemente cambian sus necesidades.

Estas organizaciones son sólo un ejemplo, pero hay muchas más. Según el informe de ayudas y subvenciones de la Junta de Andalucía aportado por el Ayuntamiento de Granada, numerosos programas han caído en saco roto a medida que ha avanzado la crisis. Entidades como la Obra Social San Vicente de Paul perdieron la subvención para el programa Granada Abierta. Del mismo modo, Codenaf, la asociación Acuarum, SOS Racismo o Anaquerando se quedaron a cero en diversos programas de mantenimiento o de pisos.

Por su parte, el Ayuntamiento de Granada también ha dejado de aportar algunas de las subvenciones como las que percibía la Asociación Granadina de Jugadores de Azar, Agrajer, que ha visto reducido su presupuesto en los últimos años, coincidiendo con el aumento del número de usuarios.

Por su parte, el concejal de Bienestar Social en el Ayuntamiento de Granada explica que el Ayuntamiento mantiene subvenciones como el programa 'Rebélate, vive sin drogas' de Cruz Roja, o la partida de 200.000 euros para Aprex, la empresa que se encarga del Centro de Encuentro y Acogida al Drogodependiente de la calle Arandas, que tantas personas utilizan.

También destina una cantidad de 36.000 euros para las escuelas de verano de la zona Norte , además de 61.000 para las escuelas de Igualdad de las ONG Tropos y Alquería. Pero también se da el caso de ayudas que, pese a que están presupuestadas, nunca llegan a ver la luz. Sucedió por ejemplo con la partida de Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Granada, "que no salió en 2012", y para la que este año se ha presupuestado 88.000 euros.

Sin embargo muchas ONG y asociaciones granadinas siguen sin cobrar las ayudas por este mismo concepto de años anteriores, por lo que ahora reconocen no atreverse a solicitarlas, ya que no disponen de presupuesto para adelantar un dinero que no saben si algún día cobrarán. Precisamente la semana pasada, ONG como Agua de Coco o Médicos Mundi reconocieron que en estos tiempos lo mejor es encontrar fondos propios para continuar con los proyectos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios