"No habrá recortes que afecten a los servicios básicos de la capital"

  • El alcalde no se plantea una moción de confianza para lograr sacar adelante los presupuestos

El alcalde espera aprobar el presupuesto para 2018. El alcalde espera aprobar el presupuesto para 2018.

El alcalde espera aprobar el presupuesto para 2018. / álex cámara

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, señaló ayer que la propuesta del Partido Popular para someterse a una moción de confianza "no está sobre la mesa", si bien subrayó que es necesario que el Ayuntamiento apruebe un presupuesto para 2018, como le exige el Gobierno. En este sentido, Francisco Cuenca señaló que trabaja para "la aprobación de unos presupuestos con el apoyo de los grupos políticos" y que no se plantea la opción de vincularla a una moción de confianza, como le permite la ley. En este sentido, pidió a los ediles del Partido Popular "que se aclaren" después de la "contradicción" en la que, en su opinión, han "caído" tras facilitar con su abstención la aprobación inicial de las ordenanzas fiscales para 2018, y, en el último pleno del pasado año, oponerse a las mismas, que habrán de ser prorrogadas otro ejercicio.

Cuenca señaló que las medidas contempladas en el plan de ajuste aprobado con la abstención del PP obligan a "atender determinadas cuestiones" que estaban incluidas en las ordenanzas fiscales que finalmente no fueron aprobadas.

El regidor granadino indicó que no habrá "recortes" que afecten a los servicios municipales "básicos y fundamentales" pese a la situación económica, incluidos los referentes a asistencia social. "Antes, cuando no tenía ningún sentido, se tiraba con pólvora de rey, y ahora se administra muy bien", agregó, concretando como ejemplo de "eficacia y eficiencia" que, en la etapa de gobierno del PP, "se gastaba por encima del millón de euros en horas extra de la Policía Local, y ahora no llega a la mitad", ahorrándose la ciudad "más de 400.000 euros en 2017" en este concepto, "y no hay menos" presencia policial sino "todo lo contrario". Francisco Cuenca apuntó que, a mediados de enero, habrá un borrador del presupuesto de cada una de las distintas áreas para ser negociado con los grupos municipales de la oposición. En este sentido, recordó que Ciudadanos y Vamos Granada, a cuyos grupos municipales propuso que se incorporaran a su gobierno local cuando accedió a la Alcaldía, en mayo de 2016, contrajeron "el compromiso a echar una mano" para "la mejora de los servicios" y, sin embargo, han optado por "dilapidar cualquier iniciativa" de su equipo.

El alcalde mantiene que su gobierno no ha subido "ni un céntimo" los impuestos municipales, a la par que señaló que el Ayuntamiento tiene que estar "pendiente" del Gobierno de España porque "no hay presupuesto" en el ámbito nacional, todo ello después del "recado" que ha enviado al Consistorio el Ministerio de Hacienda y Función Pública por el periodo de pago a proveedores, y que apela a que, en este sentido, se saquen adelante las cuentas municipales, prorrogadas desde 2015.

En este contexto, el 30 de marzo es la "fecha límite" para aprobar el presupuesto, que hay que elaborarlo con el "marco de ingresos y gastos" de las ordenanzas de 2016 prorrogadas, explicó Francisco Cuenca, que se mostró convencido de que el hecho de no haber podido actualizar las tasas e impuestos municipales no ha de "condicionar" que el Ayuntamiento tenga o no nuevas cuentas en 2018.

"Nosotros vamos a poner un presupuesto encima de la mesa, quien vote que no, tendrá que, en este caso, plantearse qué consecuencias tiene", explicó Cuenca, que enfatizó que el Gobierno "está diciendo que es obligado tener un presupuesto, que el prorrogado del 15 ya no vale" y que habrá que cumplir la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios