La remodelación de todos los accesos tendrán al Albaicín en obras casi 2 años

  • Los trabajos se desarrollarán en tres fases y supondrán una inversión de dos millones de euros · Urbanismo pretende mejorar el pavimento y la estructura rodada de las entradas al barrio histórico

La Gerencia de Urbanismo tenía guardado uno de los proyectos más importantes para el distrito del Albaicín y ayer, precisamente, durante la visita al barrio el que fuera gerente de Urbanismo, Manuel Lorente, plano en mano, explicó al alcalde la importante intervención que tendrá a la zona en obras durante unos dos años.

El proyecto pretende una remodelación de pavimento y de la estructura rodada de los accesos que llegan al corazón del distrito. La obra, considerada de gran magnitud, supondrá una inversión cercana a los dos millones de euros -1.960.000 euros- y tendrá al barrio "levantado" durante más de un año y medio, aproximadamente.

Manuel Lorente explicó a José Torres Hurtado que tienen prevista la intervención en diferentes fases "a fin de que el barrio no quede bloqueado por las obras". De esta manera, el plan de intervención se divide en tres tramos. El primero se ocupará de la calle Pagés. El segundo del tramo Santa Isabel-San Miguel y el tercero que transcurre desde San Miguel a la Cuesta de la Alhacaba.

Lorente detalló que la idea es levantar el empedrado y adecuar el piso para el paso de autobuses y vehículos, teniendo en cuenta que es una de las zonas con mayor reclamo turístico de la ciudad. "En las calles se adecuarían rodaderas para las ruedas de los vehículos y se alternaría el aglomerado y el empedrado", comentó. Para tal trabajo los operarios tendrán que levantar todo el empedrado actual, de manera, que el Ayuntamiento podrían aprovechar la intervención para adecuar ya las canalizaciones internas que posibiliten obras posteriores como el esperado soterramiento del cableado. Lorente anunció que esta primera fase se encuentra en periodo de licitación y que será en el mes de julio cuando podría a comenzar a ejecutarse. "Calculamos que las obras en cada tramo se prolongarán durante unos seis o siete meses", apuntó el técnico.

Si bien esta primera fase no presenta excesivas complicaciones. La segunda, que discurre desde Santa Isabel a San Miguel, sí. Es el tramo más largo y el que presentaría más problemas a nivel de tráfico para el barrio. El alcalde fue contundente. "Antes de empezar esta obra hay que tener muy claras las alternativas que vamos a poner en marcha para que la gente pueda llegar a su casa". Torres Hurtado instó a Lorente a que los trabajos de la segunda fase fuesen consensuado, previamente, con el área de Tráfico y con los vecinos. "Es un periodo largo y seguro que causa molestias por eso tiene que estar todo muy atado". Jesús Muñoz, técnico del área de Tráfico, explicó que para este tramo "quizás se tendrán que cambiar direcciones y habilitar recorridos y calles anexas que discurrieran de manera paralela sin intervenir en los trabajos". Por último, Urbanismo intervendría en la tercera fase del proyecto de mejora adecuando la zona que baja desde San Miguel a la Cuesta de la Alhacaba.

Ante tal proyecto los vecinos se muestran expectantes. Por un lado, los del Alto Albaicín se mostraron "preocupados por la magnitud de los trabajos, pero convencidos en la necesidad de los mismos". Los representantes del Bajo Albaicín, poco pudieron comentar, porque manifiestan no conocer el plan al detalle y esperan que los responsables municipales los llamen para mantener una reunión y tratar el asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios