Los restos del coso tendrán un espacio reservado en el parking

  • Junta y Ayuntamiento acuerdan que una parte del aparcamiento de Constitución esté reservada, en exclusiva, al proyecto museístico de la plaza de toros del siglo XVIII

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Granada llegaron el pasado jueves a un acuerdo para recuperar los restos de la plaza de toros del siglo XVIII hallados durante la ejecución de los trabajos en la avenida de la Constitución.

Ambas administraciones acordaron modificar el proyecto que entregó el Ayuntamiento a Cultura para la exposición de los restos en una sala de la primera planta del aparcamiento del Triunfo. De esta forma, se acordó que los restos del coso estén separados de las plazas de parking para residentes, lo que permitirá que los visitantes puedan acudir al museo sin necesidad de pasar por el aparcamiento. El proyecto inicial contemplaba la coexistencia del parking con el museo pero, de acuerdo a las recomendaciones de la Junta, este espacio se dividirá en dos partes, de modo que "no se mezcle la exposición de los restos con los aparcamientos".

Una parte de este espacio se dedicará al citado proyecto museístico, que incluirá la instalación de paneles informativos, mientras que la otra se destinará a plazas de aparcamientos para residentes, evitando que aparquen junto a los restos "mucha gente ajena a la zona".

El delegado de Cultura, Pedro Benzal, se congratuló de esta solución, en la que la Junta ha sido "benévola", al renunciar a que toda la sala sea expositiva y compatibilizar su uso con el de plazas para residentes lo que, dijo, es "muy valioso".

También se han acercado posturas en cuanto a la forma en que se ejecutará la segunda fase de las obras del Paseo del Salón, que cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) y cuya reforma ya enfrentó a ambas administraciones.

Según explicó el delegado de Cultura, el Ayuntamiento de la capital entregó a los técnicos un plano "sobre el que se han marcado las directrices necesarias para que se realice el proyecto". Los técnicos recordaron al Ayuntamiento que al tratarse de un BIC no puede modificarse la estructura del bulevar, ni suprimir los elementos vegetales por aceras, como en principio "era intención del Consistorio".

Benzal destacó que "en una parte del bulevar se ha dado salida hacia la Acera del Darro a un colector para la retirada de agua", de modo que se eviten las inundaciones que ya se registraron con anterioridad en la zona. "Era un asunto que nos preocupaba mucho y se ha indicado al Ayuntamiento cómo puede reflejarlo en el proyecto para que luego no haya problemas en el momento de su aprobación", añadió.

Ambas administraciones llegaron también a un acuerdo por el que se introducirán algunas modificaciones en el proyecto de mejora del entorno de la Ermita de San Sebastián.

Aunque en un principio la Delegación Provincial de Cultura se mostraba reacia a instalar una valla para proteger este bien patrimonial, finalmente los técnicos han cedido y se instalará "a cierta distancia del inmueble".

Según señaló Benzal, "será un vallado perimetral con una reja muy discreta", cuyo material también ha sido consensuado entre los técnicos de ambas administraciones. También se introducirá una red de iluminación en el entorno de la ermita, y todo ello "tomando las cautelas arqueológicas correspondientes porque se trata de una zona donde pueden aparecer algún tipo de restos", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios