Granada

2018, un año de 'revolución' turística marcado por Lorca y el AVE

  • Más allá de récords, Granada puede experimentar este año dos hitos que se traducirán en más viajeros y más pernoctaciones

  • La unión de turismo y cultura centra el trabajo institucional

2018Un año de 'revolución' turística marcado por Lorca y el AVE 2018Un año de 'revolución' turística marcado por Lorca y el AVE

2018Un año de 'revolución' turística marcado por Lorca y el AVE / carlos gil

Granada está poco acostumbrada a los hitos turísticos. Con un flujo constante de visitantes garantizado principalmente por la Alhambra, la industria turística granadina se ha habituado, muy a su pesar, a trabajar sin contar en el horizonte con ningún evento destacable. Desde que en 1995 inauguraran el Parque de las Ciencias y el Palacio de Congresos, que propició un salto cualitativo en la cifra de viajeros y una modernización de la infraestructura hotelera, Granada no ha vivido ninguna otra 'revolución' turística. La crisis redujo al mínimo las expectativas depositadas en aquella conmemoración del Milenio, y desde entonces pocos proyectos determinantes para el sector han estado encima de la mesa de las administraciones.

Pero 2018 podría ser diferente. Tras años de retrasos, a lo largo de este ejercicio el turismo granadino podría beneficiarse de dos grandes elementos diferenciadores, dos hitos que por sí solos podrían marcar un antes y un después en un sector que pulveriza récord más por inercia y hechos circunstanciales -la crisis turística de los países del Mediterráneo, por ejemplo- que por derecho propio. La llegada del AVE y la dotación de contenido del Centro Lorca, que se une a la celebración de todo un año de actividades centradas en el poeta, pueden situar a Granada en una posición privilegiada dentro del mapa turístico internacional. Suponiendo, claro está, que se cumplan todos los plazos comprometidos por las administraciones.

Las instituciones seguirán trabajando para mejorar la conectividad del aeropuerto

"Hemos tenido años de récord y de buenas pernoctaciones, todo a pesar de la desconexión ferroviaria", indica el delegado de Turismo, Guillermo Quero, que asegura que la llegada de la Alta Velocidad producirá "sin lugar a dudas" un salto objetivo en la llegada de visitantes. Quero recuerda que en otras ciudades el AVE ha supuesto la llegada de más de un millón de viajeros de forma directa, así que la proyección de la ciudad y la provincia puede ser espectacular.

Entre otras cosas, según apunta el presidente de la Federación de Hostelería, Trinitario Betoret, porque la concreción de plazos -tanto del AVE como de la llegada del legado de Lorca o la reapertura del Museo Arqueológico- facilitarían a las empresas la "comercialización" de paquetes turísticos. También la llegada de congresos, el gran caballo de batalla de los empresarios junto al turismo cultural, que se está viendo lastrado por los problemas de conexión que ha venido sufriendo Granada durante estos últimos años.

Sin salir del ámbito de las infraestructuras y aunque a 2018 le corresponda ser el año del AVE, Granada seguirá fomentando los vuelos internacionales, que tan buenos frutos dieron el pasado ejercicio. El año ha comenzado con muy buenas perspectivas en el aeródromo granadino. "Esperamos dentro de poco anunciar más vuelos, que serán muy interesantes porque los demanda la gente", indica el vicepresidente del Patronato de Turismo, Enrique Medina, que asegura que tras el impulso que se le ha dado al aeropuerto a Granada solo le falta una buena conexión ferroviaria. "Con el AVE, la provincia se pondría a la cabeza del turismo nacional", apunta Medina, que pide al Gobierno que se ponga las pilas para que Granada "no siga perdiendo" viajeros y pernoctaciones.

Aumentar la estancia es precisamente uno de los objetivos fundamentales por el que trabajan los empresarios y el que genera buena parte de sus propuestas y exigencias a las administraciones. "Tenemos que consolidar las dos noches de pernoctación en la capital", señala Trinitario Betoret, indicando que los esfuerzos para conseguirlo deben centrarse en "diversificar la oferta cultural y llevarla a épocas de baja ocupación como noviembre, diciembre, enero o febrero y a fines de semana".

En esa línea de trabajo entra en juego la llegada del legado al Centro Lorca y la celebración, anunciada por el Ayuntamiento el pasado miércoles, de un Año Lorca que homenajeará al poeta con exposiciones, eventos literarios, cine y música.

El delegado de Cultura subraya que la llegada de los más de 5.000 documentos ligados al poeta serán un acicate para el turismo cultural y el idiomático, lo que permitirá a Granada optar a un perfil de viajero académico, de mayor nivel adquisitivo y con una tasa de pernoctación más alta. Por su parte, Enrique Medina recordó que en este Año Lorca recién declarado el Patronato de Turismo también pondrá en marcha su ruta turística centrada en el poeta, que ayudará a "romper la estacionalidad" con un producto de nivel que recorre los municipios vinculados al poeta universal granadino.

La concejal de Turismo de Granada, Raquel Ruz, apunta que desde el Ayuntamiento se está trabajando por estrechar aún más el vínculo entre turismo y cultura, una estrategia que se deja notar en ese año lorquiano o en la confección de una agenda cultural fuerte "que dote de contenido las visitas" de los viajeros que elijan la capital. "Ese es el camino. Nosotros apostamos por vincular Granada con la cultura y el patrimonio en lugar del turismo de masas, que agota el destino".

Además de la llegada del legado de Lorca, que según Ruz convertirá a Granada en una "referencia mundial", el Ayuntamiento y el resto de administraciones turísticas trabajan en la reformulación de la Granada Card, que está a punto de concretarse y que permitirá vincular la visita a los principales monumentos con la pernoctación. En 2017, las ventas del bono turístico aumentaron un 5%, pero ya no puede crecer más por falta de disponibilidad. "Estamos trabajando en una reforma que nos permitirá diversificar, tener más productos que se adapten a las necesidades del cliente", apunta Ruz, subrayando que ampliar el bono turístico ayudará también a que el Ayuntamiento cuente con más fondos para promoción, lo que permitirá que siga apostando por políticas de atracción de viajeros de larga distancia, que "vienen más tiempo" y cumplen el perfil de ese 'nuevo' turista que quiere Granada.

Vincular la visita a los monumentos granadinos, especialmente a la Alhambra, con las estancias hoteleras ha sido una de las líneas estratégicas en las que han trabajado los empresarios turísticos, que ven en esta reformulación de la Granada Card un factor que "puede ayudar a aumentar el nivel de pernoctación".

2018 será, en teoría, el año de Lorca y del AVE, pero los empresarios necesitan que sea también el año de la rentabilidad. "Es evidente que tenemos buenos datos de viajeros, pero todavía no se han trasladado a un nivel de rentabilidad que permita crear empleo estable. Ese es nuestro rento fundamental: mantener el nivel de precios y poco a poco volver a la senda de que Granada sea una provincia de demanda y no de oferta", explica el presidente de la Federación de Hostelería.

En esa recuperación de la rentabilidad, Betoret tiene claro que debe producirse un cambio en la actitud de las administraciones ante el fenómeno de los apartamentos irregulares. "Tienen que ejercer su función inspectora y sancionadora sobre una oferta que no controlan y por la que no recaudan", manifiesta, apuntando que la oferta irregular de alojamientos -o de restaurantes, o de espectáculos flamencos- "juega con otras reglas".

El que acaba de comenzar también será, si todo sigue en el buen camino, el año en el que los 15.000 trabajadores de hostelería recuperen sus derechos laborales. Las negociaciones del convenio de hostelería, que cuentan con mediadores del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, avanzan de forma positiva. "No tardaremos en cerrar ese capítulo, y lo haremos por cuatro o cinco años".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios