Los rocieros no pararán por primera vez en Granada para cumplir la 'ley seca'

  • La Hermandad del Rocío se reunió ayer con representantes municipales y acordó no llevar a cabo la tradicional parada para comer y beber en la calle · La comitiva partirá desde la Iglesia de San Pedro

Comentarios 1

Venía siendo una tradición desde hace más de veinte años pero el próximo mes de mayo la Hermandad de El Rocío no parará por primera vez en la ciudad para comer y beber antes de emprender su camino hacia la aldea almonteña. No será por falta de ganas sino por la prohibición municipal que este año impide beber en la calle durante los días 1, 2 y 3 de mayo ante el temor de que la celebración del Día de la Cruz derive en un gran macrobotellón. La coincidencia temporal entre los dos eventos ha hecho que la Hermandad también vaya a sufrir las consecuencias de la llamada ley seca, impuesta por el Ayuntamiento a través de un bando municipal.

Ayer, miembros de la corporación municipal se reunieron con representantes de la Hermandad del Rocío para tratar de consensuar una solución satisfatoria para ambas partes. Al final la Hermandad no tuvo más remedio que acatar el bando municipal ante la previsión de ser multados -como el resto de la población- por beber en la calle. El portavoz del equipo de gobierno, Juan Antonio Mérida, se mostró ayer muy agradecido "por la comprensión de la Hermandad, que ha entendido perfectamente la situación especial de esa fecha" y que ha accedido a no realizar la estancia prevista en el Paseo del Salón.

El acuerdo alcanzado ayer entre ambas partes establece que la Hermandad iniciará su recorrido el próximo día 3 en la Iglesia de San Pedro, para descender a continuación hasta la Basílica de las Angustias, donde tendrá lugar la despedida de la Virgen. En este acto estarán acompañados de una comitiva municipal encabezada por el alcalde y, una vez que termine esta despedida, las carretas de la Hermandad iniciarán su recorrido hacia la aldea de Almonte, en Huelva.

El hermano mayor de la Hermandad de El Rocío, Antonio Almagro, reconoció ayer que ellos no quieren crear polémica y que, sin querer, se han visto envueltos en un debate "que no es el nuetro". "Somos una Hermandad de Gloria que sólo vamos a despedirnos de nuestra familia y amigos antes de partir hacia el Rocío y lo hacemos con una comida y unas cervezas", manifestó ayer el hermano mayor del Rocío de Granada, quien adelantó que todavía están buscando un pueblo del Área Metropolitana en el que celebrar dicha comida ante la prohibición que afecta a la capital.

Hace unos días pensaron en organizar la comida dentro de las carretas pero se encontraron con un problema: "¿Y si viene un caballista a tu carreta y, sin apearse, le ofreces una cerveza? También estaría bebiendo en la calle", razonaba ayer Antonio Almagro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios