Todo sobre ruedas en el Día Mundial sin Automóvil

  • Las estaciones con mayor afluencia de viajeros son las de Recogidas y la parada de Sierra Nevada

La autovía se colapsó ayer por la tarde a la altura del Centro Comercial Nevada por el choque entre tres vehículos. Y mientras los conductores de los vehículos juraban en arameo por llegar tarde a su trabajo o a una cita, el Metro proseguía su trayecto sin mayores incidencias y cumpliendo los objetivos de esta primera fase. El primer día completo de la explotación comercial demostró a las claras que, aunque las incidencias en un tranvía son más sonadas, su fiabilidad y su ratio de accidentes es infinitamente menor al de los coches.

Los usuarios granadinos volvieron ayer a conquistar su infraestructura después de que en el día inaugural se subieran 23.500 viajeros, un "éxito" para la Agencia de Obra Pública ya que se inauguró a las 12 del mediodía y el tramo de mayor afluencia de viajeros en los metros españoles está entre las siete de la mañana y las nueve.

Sólo hubo incidencias en la recarga de los títulos de viaje en algunas paradas

Las estaciones con mayor demanda durante estos primeros dos días han sido la parada de Sierra Nevada y la estación de Recogidas, aunque también hubo destacada presencia de usuarios en las paradas de La Caleta y en la del final del trayecto en Armilla.

La presencia en las 26 paradas y estaciones de los metroguías, que es el personal de orientación al viajero que apoya a supervisores e interventores durante el primer mes de servicio, sigue siendo fundamental a la hora de atender a las consultas de los usuarios en relación al sistema tarifario, tipo de títulos de viaje, el procedimiento de recarga en las máquinas expendedoras, y otros elementos del servicio. Únicamente cabe reseñar incidencias en la recarga de títulos de viajes en las máquinas de auto-venta de algunas paradas y estaciones, que se están subsanando.

El primer día completo del Metro coincidió con el Día Mundial sin Automóvil, una fecha que en los tranvías de Zaragoza se ha aprovechado para cobrar un céntimo a los viajeros, una medida que ha costado cerca de 100.000 euros al erario municipal, mientras que en Málaga se permitía el acceso a los autobuses urbanos mostrando las llaves del coche. En Granada no hicieron falta mayores incentivos para que los ciudadanos se montaran en su Metro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios