"Yo no sabía que era una mujer hasta que entré en el mundo profesional"

YO no sabía que era una mujer hasta que entré en el mundo profesional". Podría parecer la confesión de la protagonista de una película, pero retrata su propia experiencia personal. La directora granadina Chus Gutiérrez habla con crudeza de la situación de la mujer, dentro y fuera de las pantallas. La cineasta, desde luego, está más próxima a Katherine Hepburn que a Audrey Hepburn. "El cine no representa en muchas ocasiones a las mujeres del siglo XXI", dice. "Sigue presentando personajes llenos de tópicos, mujeres que no son dueñas de su destino y que giran en torno a personajes masculinos sin más función que la mera figuración. Sólo tenemos que observar los personajes femeninos de las dos últimas películas de Hollywood: Red Social y Wall Street, donde no hay un personaje femenino que se salve de la quema", continúa demostrando que no sólo acude a las salas de arte y ensayo.

Dejó Granada a los 8 años y se mueve por el mundo con naturalidad, como si sólo necesitase una elipsis para desplazarse y no un avión. "De alguna forma sentía que en Granada era más difícil cumplir mis sueños pero nunca se sabe, no puedes volver atrás y cambiar el pasado", prosigue la directora de Viaje a Hansala, su última película con la que ganó el Premio Especial del Jurado en la Seminci de Valladolid de 2009. Pero no cree que el mundo de la cultura sea el paraíso de la igualdad. "Es igual de machista que el mundo real", denuncia. "Las mujeres de la cultura se encuentran con las mismas dificultades que las mujeres de la investigación o las que trabajan en una multinacional. Podría decir incluso que puede llegar a ser mucho peor porque en la cultura se valora algo tan intangible como el talento, porque no tenemos carreras universitarias o masters que avalen ese talento". Sorprendentemente, Chus Gutiérrez dice que en la cultura ha encontrado hombres "con una visión de la mujer muy estereotipada y machista". ¿La ambición en una mujer sigue estando mal vista? "Creo que las mujeres no hemos sido educadas en la ambición", responde. "Nuestra educación tiene más que ver con el cuidado de los demás, las mujeres somos el soporte emocional del mundo. Deberíamos ser mucho más ambiciosas y compartir el mundo de las emociones con los hombres y así el mundo estaría mucho más equilibrado".

Para este equilibrio es una firme defensora de las cuotas, "una herramienta política para subsanar situaciones de desigualdad". "Son necesarias y son útiles hasta que no se llegue a una sociedad paritaria", afirma aunque matiza a continuación que no existen en el mundo del cine. "Se ha conseguido introducir una medida de género para las mujeres que hacen su primera película". ¿Cree que las mujeres que triunfan siguen estando de alguna manera cuestionados continuamente por ser mujeres, que tienen que demostrar un plus? "El poder real, o sea, el poder económico sigue estando en manos de los hombres", responde. "Hasta que el poder no sea compartido una mujer siempre tendrá que demostrar que es capaz de estar ahí y por supuesto que será cuestionada".

Chus Gutiérrez estudió cine y fotografía en el City College New York pero no terminó ninguna carrera, quizás por ese punto de rebeldía que aún hoy sigue conservando. Pero la directora de Sexo oral y de la serie de televisión Ellas son así continúa maquinando nuevos proyectos en los que el trabajo de buscar financiación es casi más difícil que escribir un buen guión. "La discriminación es algo muy sutil en toda la sociedad y lo impregna todo. Vivimos en una sociedad que sigue pagando a sus mujeres un 30% menos que a los hombres. Creo que hay datos que hablan por sí mismos", concluye la directora granadina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios