Un sindicato dice que cada policía vigila a 40 maltratadas

  • La CEP pide que se tripliquen los medios para este fin en Andalucía Oriental

La Confederación Española de Policía (CEP) reveló ayer que el "déficit" de agentes nacionales en las provincias de Granada, Almería, Jaén y Málaga "hace imposible garantizar" al cien por ciento la protección efectiva de las mujeres víctimas de violencia de género.

El secretario de CEP para Andalucía Oriental, Juan Carlos Gil, enfatizó que la carencia de recursos humanos en las comisarías es especialmente "alarmante" en el caso de los funcionarios adscritos a la Unidad de Prevención, Asistencia y Protección (UPAP), cada uno de los cuales tiene bajo su responsabilidad a una media de 40 mujeres con denuncias por malos tratos.

En el caso concreto de Almería, cuya situación hizo extensible a Jaén y Granada y agravó en Málaga, la UPAP está integrada por diez policías nacionales que atienden a alrededor de 400 víctimas, lo que -ahondó- "hace imposible mantener la custodia" y "muy complicado" erradicar esta lacra social.

Tras urgir al triplicar la plantilla de las comisarías en Andalucía Oriental y abogar por la contratación de personal laboral para la tramitación de la "burocracia", Gil puso como ejemplo de falta de eficacia de las medidas articuladas la detención de un presunto maltratador en El Ejido (Almería) que hirió a tres agentes y, que tras ser puesto en libertad por un juez, volvió a pegar una paliza a su pareja sin que un segundo magistrado decretase su ingreso en prisión.

También reclamó uniformes y medios acordes porque, según él, "se están usando pistolas con 20 años de antigüedad" mientras que existe carencia de chalecos antibalas y guantes anticorte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios