Los sindicatos reivindicarán el 1 de mayo que la crisis no menoscabe los salarios

  • CCOO y UGT convocan a los granadinos a la manifestación del Día Internacional del Trabajo que se celebra mañana

"Los trabajadores no vamos a permitir que los sectores débiles sean los perdedores de la crisis". Son las palabras del secretario general de UGT en Granada, Mariano Campos, y resumen uno de los mensajes clave del manifiesto del 1 de mayo de este año. Bajo el lema "Es el momento de la igualdad, el salario digno y la inversión productiva", CCOO y UGT convocan mañana a los granadinos a celebrar el Día Internacional del Trabajo, con una manifestación que arrancará del Triunfo a las 12.00 e irá hasta Plaza Nueva.

"Estamos cansados de que los gobiernos y empresarios piensen que la única variable de ajuste en situaciones de dificultad económica es la congelación salarial o la pérdida de poder adquisitivo", reza el manifiesto. En este sentido, Campos afirmó que a través de la negociación colectiva los sindicatos lucharán por proteger a los más débiles, y más allá de la subida prometida por el Gobierno del salario mínimo interprofesional a 600 euros, aseguró que se reivindicarán los 1.000 euros para los sectores afectados por negociación colectiva estos años.

Asimismo, los sindicatos ponen el énfasis en la importancia de la igualdad como factor de cohesión social y defienden la necesidad de "sustituir el crecimiento basado en la construcción y los servicios por otro modelo basado en la investigación y el desarrollo (I+D) y en la actividad industrial", lo cual en Granada se traduce en "una apuesta clara y decidida por empresas como Portinox" y por el Parque Tecnológico de la Salud (PTS), especialmente por la implantación allí de empresas basadas en tecnología o biosanitarias, así como por la ampliación de las líneas de producción e investigación en Santa Bárbara.

Por su parte, el responsable de política institucional de CCOO, Alfonso Martínez Foronda, hizo hincapié en la apuesta del manifiesto por la solidaridad internacional, que reivindica que se destine el 0,7% de la riqueza a los países pobres (en España se destina el 0,24%). "Los trabajadores volvemos a plantear que nuestros problemas también están lejos de aquí, y al mismo tiempo nos son cercanos", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios