Las redes de solidaridad se instalan en el corazón de la Zona Norte

  • Cruz Roja imparte en el distrito cursos gratuitos y de distintas temáticas para intentar acercar a la población de los barrios, con muchos vecinos inmigrantes y poca formación, al mercado laboral

Cruz Roja tiene en la calle Francisco Dalmau la base de operaciones del programa 'Redes para la Solidaridad', que busca la integración de la población del Distrito Norte de la capital y también la de los inmigrantes de la zona dentro de un programa piloto que se desarrolla también en las provincias de Almería y Cádiz.

Desde allí, desde el pasado marzo, coordinan las cinco áreas que incluye el programa: integración comunitaria, integración laboral, formación, intervención socioeducativa y sensibilización. Cinco personas por área se encargan del trabajo con las asociaciones del distrito, la labor fundamental de desarrollo del programa. "Nosotros no hacemos nada independientes, todo es en conjunto con asociaciones, a las que apoyamos para que desarrollen sus proyectos. Los canalizamos", explica Carlos Marín, referente del área de sensibilización.

Uno de los objetivos del proyecto que más seguimiento está teniendo es la formación. La prioridad de Cruz Roja es ayudar a un alto porcentaje de vecinos del Distrito Norte que tienen pocos recursos y bajo nivel formativo, lo que les dificulta sobremanera el acceso al mercado de trabajo.

Para esto se están desarrollando los conocidos como itinerarios formativos dentro del área de empleo y que buscan conseguir una salida laboral para los alumnos. La temática es variada: los hay de conductor de ambulancia, auxiliar de ayuda a domicilio, auxiliar de transporte sanitario, primeros auxilios, socorrista, manipulador de alimentos, carretillero ...

"El objetivo es que los alumnos puedan acceder al mercado laboral tras recibir el curso", asegura el referente de la parte formativa del proyecto, Antonio del Río. Además, son gratuitos.

Por ejemplo, el itinerario sanitario incluye 40 horas de primeros auxilios, otras 40 de auxiliar de transporte sanitario, 8 horas de desfibrilador semiautomático (una novedad) y 20 de apoyo psicológico. Además, "se ayuda a obtener el carné de conducir para los que no lo tengan y a los que ya disponen de él se subvenciona el específico para ambulancias, el BTP". De esta forma, se garantiza que "cuando se termina el curso están totalmente capacitados para desarrollar un trabajo".

Incluso pueden solicitar quedarse en Cruz Roja para conducir las ambulancias o decantarse por la bolsa de trabajo del SAS ya que están homologados por la Junta de Andalucía. Están teniendo tanto éxito que el itinerario sanitario se va a repetir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios