Las temperaturas subirán 3 grados y las lluvias caerán un 16% en los próximos 40 años

  • Un informe de la Fundación del Clima señala a Iznalloz y Colomera como los municipios que más sufrirán el aumento del calor · Sierra Nevada y la Costa notarán especialmente el cambio climático

El 2007 se cerrará como uno de los periodos más cálidos de la historia. Los efectos del cambio climático son innegables para los expertos ambientales, pero para los ciudadanos las consecuencias más evidentes se registran en hechos como las temperaturas máximas que, hasta hace unas semanas, se han registrado en la capital, cercanas a los 20 grados. Un fenómeno que se prolongará durante las próximas cuatro décadas, ya que se prevé que las temperaturas asciendan tres grados y las precipitaciones bajen hasta un 16 %.

Estos datos avalan la preocupación sobre las repercusiones que los efectos del cambio climático puedan tener en un futuro. Así, en el informe Escenarios actuales y futuros del clima de Andalucía elaborado por la Fundación para la Investigación del Clima se alerta del aumento progresivo que las temperaturas en los próximos cuarenta años.

El estudio concreta en los termómetros en Granada experimentarán una subida de las temperaturas, más de las máximas que de las mínimas, que durante un periodo de entre diez y cuarenta años ascienden hasta tres grados. Serán las localidades de Iznalloz y Colomera las que en este rango de tiempo sufran más los aspectos climatológicos en la provincia granadina. Concretamente, en Colomera se calcula que en el 2020 se experimente un aumento general cercano a los dos grados de máxima, que llegará a los seis grados de aumento en el 2100. El pueblo de Iznalloz sigue la misma tónica, incluso más acuciada, y en el informe se detalla que en el 2041 la temperatura puede llegar a subir hasta los tres grados de media. El Parque Natural de Sierra Nevada y el litoral costero granadino son otros de los focos que se encuentran en el punto de mira de los efectos del cambio climático por las graves repercusiones que pueda tener en su hábitat natural.

Unido al aumento de las temperaturas, en el documento, se desgrana el descenso paulatino de las precipitaciones. Aunque se especifica que éstas aumentarán un tres por ciento en el primer tercio del siglo XXI y será después cuando caerán, primero, hasta un siete por ciento y, posteriormente, un dieciséis. Especialmente significativos son los descensos en la cuenca alta del Guadalquivir y en la Cuenca Atlántica Andaluza con bajadas pluviales superiores al veinte por ciento.

En el texto se indica que las reducciones de lluvias se darán fundamentalmente en la próxima primavera, pero señalan que en el invierno también se verán mermadas levemente.

A pesar de la incidencia de la sequía, hace unas semanas representantes de la Agencia Andaluza del Agua advirtieron que, por el momento, tienen tomadas las medidas oportunas para afrontar un periodo delicado sin sufrir restricciones tan agudas como las de año 2003. Aún así, desde la administración regional, a través de del marco de su estrategia contra el cambio climático, se insiste en la concienciación ciudadana y se concretan medidas para paliar los efectos que amenazan a Granada y Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios