El temporal desmorona una casa deshabitada en Belerda

  • Los técnicos se desplazaron ayer hasta el lugar del siniestro para valorar los daños

Los vecinos del pequeño anejo de Belerda viven con el miedo diario de que cualquier montículo de tierra se les venga encima de sus casas y que haya que lamentar cualquier desgracia personal. Especialmente, durante estos meses en los que las lluvias y las nieves amenazan la peculiar orografía troglodítica de un pueblo de poco más de 200 habitantes que tuvo que hacer frente a la caída de su iglesia cueva a finales de 2009 y a numerosos desperfectos en el barrio Mochilas.

El último susto se vivió el lunes cuando una vivienda abandonada en la calle San Francisco, número 21, se vino parte del techo y de la fachada abajo, dejando un panorama desolador en toda la calle. Hasta el lugar del percance se desplazó ayer el alcalde de Guadix, Santiago Pérez, que observó los desprendimientos ocasionados debido a las inclemencias del temporal y aseguró que "los técnicos se han desplazado para valorar los daños y ver qué se le aconseja a los propietarios, con la intención de reparar los desperfectos y, especialmente, de limpiar la calle".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios