Un tercio de las agresiones en la sanidad acaban en condena

  • Durante 2017 se efectuaron 76 denuncias, de las que 23 ya tienen sentencia condenatoria

Imagen de una de las protestas que se han sucedido a lo largo de la provincia. Imagen de una de las protestas que se han sucedido a lo largo de la provincia.

Imagen de una de las protestas que se han sucedido a lo largo de la provincia. / g. h.

Comentarios 1

La pasada semana se arrojaron datos que hacían saltar las alarmas sobre las agresiones a profesionales de la sanidad. En Granada, pese a ser de las más bajas de Andalucía, también fueron preocupantes puesto que en 2017 se notó un repunte en las cifras respecto al ejercicio anterior. El pasado año se registraron en la provincia un total de 76 agresiones a profesionales de la sanidad pública, de las que 30 fueron agresiones físicas y 46 verbales. Lo que supone una tasa de agresiones a seis de cada mil profesionales.

Con estos datos sobre la mesa, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) informa de que ha logrado 23 sentencias condenatorias, cinco de ellas como atentados, por agresiones a profesionales en el ámbito sanitario público de Granada durante 2017. Lo que supone que en total se condenaron un 30,26 % de las agresiones.

La tasa de agresiones por número de profesionales se sitúa en 2017 en esta provincia en casi 5,5 puntos menos que en el conjunto de la comunidad autónoma en la que se alcanzan 11,43 casos por 1.000 profesionales (cifra que se mantiene estable en los últimos tres años).

En Andalucía, se han realizado 164 asistencias letradas y se han logrado 154 sentencias condenatorias, 32 de ellas por delitos de atentado.

Por su parte, el Sindicato de Enfermería (Satse) ha elaborado un proyecto de ley contra la violencia en el ámbito sanitario, que va a trasladar a los organismos e instituciones correspondientes con el objetivo de que exista una norma que regule en todo el Estado las medidas necesarias para acabar con las agresiones a los profesionales del sistema sanitario, un fenómeno que en Andalucía "se está incrementando en los últimos años", explican desde el sindicato.

En la actualidad, explica Satse en un comunicado, cada comunidad autónoma contempla de manera independiente diferentes estrategias, acciones o protocolos contra las agresiones, siendo Andalucía "pionera" en 2005 con la puesta en marcha de su Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los Profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía, pero no existe una ley que regule a nivel estatal las actuaciones necesarias, (prevención, sensibilización, información, apoyo), para proteger a los profesionales y acabar con las agresiones.

Ante esta realidad, el Satse, que viene luchando contra las agresiones desde hace años, ha reclamado en distintas ocasiones a las administraciones sanitarias públicas la aprobación de una normativa estatal que dé una respuesta conjunta, homogénea y eficaz al grave problema de las agresiones físicas y verbales a los profesionales sanitarios, entre ellos los enfermeros, los cuales acaparan cerca del 40% de las agresiones.

Tras constatar Satse la "falta" de iniciativa legislativa tanto de la administración pública como de los partidos políticos, el sindicato ha elaborado un proyecto de Ley que va a trasladar a los organismos e instituciones correspondientes, al objeto de que lo "hagan suyo".

El proyecto normativo contempla la elaboración de un Plan de Prevención contra la Violencia en el ámbito sanitario, en cada servicio de salud, empresa o centro de trabajo con las medidas en cada caso a implantar para prevenir, evitar o disminuir el riesgo del personal sanitario de sufrir agresiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios