95 toneladas de tabaco de contrabando equivalentes a 8,5 millones de cajetillas

  • La Guardia Civil y la Agencia Tributaria desmantelan la mayor infraestructura de almacenacmiento y distribución de España

Una investigación conjunta de la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, en el marco de la denominada operación Rosa, ha permitido desmantelar la infraestructura de almacenamiento y distribución de una organización de contrabando de labores de tabaco, llevando a la detención de dos personas y a la incautación de 95.000 kilogramos de labores de tabaco, en lo que supone la mayor aprehensión de labores de tabaco realizada hasta la fecha en España. La cantidad intervenida supone una equivalencia aproximada de más de ocho millones y medio de cajetillas de cigarrillos.

Las investigaciones, llevadas a cabo de forma coordinada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada y la Unidad de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, se iniciaron como consecuencia de las nuevas líneas de investigación puestas en marcha a raíz del fraude detectado en otras actuaciones recientes y contando con la colaboración de la Asociación de Estanqueros de Granada, ante el descenso detectado por éstos en las ventas de picadura de tabaco.

Los investigadores contrastaron la circulación y venta ilícita de bolsas de labores de tabaco, comercializadas sin cumplir los obligatorios requisitos sanitarios, informa la Guardia Civil en una nota. La investigación se inició el pasado mes de enero. Tras las primeras averiguaciones se pudo comprobar un esquema idéntico al de otras redes, ya que también centraban su actuación en la venta de este tipo de tabaco para ser fumado a través de diferentes páginas web. La empresa adquiría y transformaba las hojas de tabaco, facilitando la picadura a otras firmas y particulares, simulando una actividad comercializadora mayorista de hojas de tabaco sin acondicionar que, en consecuencia, eludía el control de las autoridades competentes sanitarias, fiscales y reguladoras del mercado de tabaco, que hubiesen intervenido su actividad en caso de que las ventas se destinaran al consumo de las hojas como labores del tabaco.

Los investigadores detectaron cómo esta empresa, en un corto periodo de tiempo, aumentó significativamente sus compras de productos de tabaco, sin manufacturar, tanto a agricultores de la zona como a productores nacionales.

Tras numerosas vigilancias y seguimientos de los objetivos sospechosos, los investigadores de la Agencia Tributaria y de la Guardia Civil, detectaron tres naves en Chauchina donde se estaban realizando labores de manufacturación del tabaco en rama para su conversión en producto apto para ser fumado.

La mercancía se distribuía posteriormente a otras empresas o particulares en distintos lugares de Andalucía (Granada, Almería, Sevilla, y Jaén). Esta conversión fraudulenta de las hojas de tabaco en un producto que, sin necesidad de una sofisticada manipulación industrial, se transforma en tabaco apto para su consumo, se realizaba incumpliendo los requisitos legales y sanitarios establecidos por la ley, incurriendo la organización en presuntos delitos de contrabando, contra la Salud Pública y contra la Hacienda Pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios