Un tornado arrasa varios invernaderos de la Costa Tropical

  • Las lluvias derrumbaron el techo de una casa en mal estado de Polopos-La Mamola, en cuyo interior se encontraban dos ancianas que se negaban a abandonar la vivienda

Las fuertes rachas de viento y la lluvia registradas ayer han causado importantes daños en una veintena de invernaderos y varias señales de tráfico entre Carchuna y Calahonda y, además, han obligado al cierre, por segundo día consecutivo, de la estación de esquí de Sierra Nevada. Fuentes del servicio de emergencias 112 señalaron que no se registraron heridos en la Costa por causa del pequeño tornado, que tuvo lugar alrededor de las 10:30 horas. Según algunos testigos presenciales, fuertes rachas de vientos "en forma de conos" se acercaron a la zona donde se encuentran los invernaderos. Esto provocó que las estructuras que soportan las instalaciones comenzaran a doblarse y que finalmente los plásticos se desprendieran de las mismas, daños que comenzaron ayer mismo a ser reparados.

Además, la estación de esquí de Sierra Nevada permanecía ayer cerrada al público debido a las fuertes rachas de viento registradas en la zona y que superaron los 100 kilómetros por hora. Cetursa, la empresa que gestiona la estación de esquí, cerró todas las pistas, así como los 24 remontes existentes en la estación, mientras que alertaba en su página web del peligro "severo" de avalanchas. Por su parte, la Guardia Civil de Tráfico informó de la necesidad de usar cadenas a partir del kilómetro 20 de la carretera que conduce a Sierra Nevada (A-395), mientras que el puerto del Veleta estuvo cerrado al tráfico en ambos sentidos desde el kilómetro 20 al 32. También ha permanecido cortado al tráfico el puerto de la Ragua desde el kilómetro 27 al 35, a la altura de Laroles.

Durante las últimas horas de ayer se produjeron varios desprendimientos a causa de la lluvia en algunos tramos de carreteras como en la GR-5208, a la altura de Lagos. Los operarios retiraron las piedras y el barro de las vías, por lo que la circulación está normalizada en estas zonas, según indicaron las mismas fuentes. Cabe destacar que nevó en las carreteras de la Alpujarra, lo que obligaba a circular con precaución.

Las fuertes lluvias derrumbaron ayer el techo de una casa en mal estado del municipio de Polopos-La Mamola, en cuyo interior se encontraban dos hermanas de 90 y 97 años que, a pesar de no haber resultado heridas, tuvieron que ser sedadas para su desalojo al negarse a abandonar la vivienda.

La caída del techo se produjo en torno a las 13:30 horas y no causó ningún daño a las mujeres, que en ese momento se encontraban sentadas en un sillón de una de las pocas habitaciones de la casa que no han resultado afectadas según señaló el alcalde de Polopos-La Mamola, Pedro Fernando García.

Tras el derrumbe de la estructura se desplazaron al lugar efectivos de los servicios de emergencias, que comprobaron que las mujeres, aunque ilesas, sufrían una crisis de ansiedad y se negaban a desalojar el edificio, por lo que tuvieron que ser sedadas. Al parecer una de las ancianas padece epilepsia, por lo que fue trasladada al Hospital Santa Ana de Motril. Según el alcalde las dos hermanas vivían solas y no tenían hijos, si bien eran visitadas frecuentemente por familiares.

Por otra parte, la lluvia también tuvo algo que ver en el hundimiento ayer de un muro en la urbanización Alfaguara de Nívar, que amenazaba con dos de las viviendas de la ladera sobre la que se asientan, según los bomberos, que aconsejaron a los inquilinos de una de ellas que la desalojen por esta noche.

Según informaron los bomberos, los vecinos atribuyen el desplazamiento a la lluvia y a las vibraciones de las máquinas que trabajan en la sujeción del terreno por el derrumbe de otro muro en la misma urbanización que obligó al desalojo de una veintena de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios