"Si no había trabajadores en la obra del Metro es porque era la hora del bocadillo"

  • Francisco Ruiz Dávila asegura que entre las 10:00 y las 10:30 los obreros no están en la calle ya que descansan por convenio

Comentarios 11

La controversia sigue aflorando entre las agujereadas calles de la ciudad con motivo de la, aparentemente, poca actividad en las obras de construcción del tren ligero granadino. El director del Metropolitano, Francisco Ruiz Dávila, aseguró ayer que "si se va entre las 10:00 y las 10:30, como hizo el alcalde, los trabajadores están en su hora del descanso para comerse el bocadillo por el convenio de construcción". Por esa razón Ruiz Dávila ironizó afirmando que "si quieres ir a contar obreros esa es la mejor hora".

En la misma línea, José Luis Nores, director gerente de Ferrocarriles de la Junta de Andalucía, afirmó que existe una desigualdad entre los datos que revelan el nivel de la obra y el cumplimiento del programa de trabajo, "en contraste con las declaraciones realizadas por el alcalde de Granada sobre una supuesta paralización de los trabajos, que sólo generan alarma entre la población", sentenció.

Al parecer, y según los datos que ayer proporcionaba la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, el pasado jueves (el mismo día que el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, realizaba un tour para demostrar el estado de la labores del tren ligero) se encontraban trabajando 598 empleados y de una forma directa. Para ello se basan en las altas de la Seguridad Social. Además, a los casi 600 trabajadores hay que sumar aproximadamente, según Obras Públicas, otros 400 asalariados indirectos, los cuáles serían fundamentalmente suministradores y proveedores. En concreto, confirmaron que hay 2 obreros en el tramo de Armilla, 5 en el de Albolote, 30 en cocheras y 33 en el Zaidín. En total 70 operarios, así que en los otros 3 restantes debería haber más de 500.

El responsable de Ferrocarriles de la Junta explicó que en una obra de la complejidad técnica que implica la construcción de un Metro ligero, existen ciclos en los que la mano de obra es menos intensiva, "Por ejemplo, cuando se trabaja en la implantación de los sistemas e instalaciones o bien hay que subsanar un desvío de servicios afectados, o efectuar el tratamiento de restos arqueológicos", respondiendo así a las críticas que el regidor granadino realizó por hacer oídos sordos a la solicitud de terminar los accesos a la ciudad, sobre todo el de Armilla.

A su vez, Nores indicó que la Junta de Andalucía está trabajando con lealtad y en coordinación con el Ayuntamiento de Granada en toda la planificación de la ordenación del tráfico y en los accesos a la ciudad. Incluso el gerente de Ferrocarriles se permitió desmentir a Torres Hurtado al asegurar que "las principales entradas a la ciudad, como son las de la carretera de Armilla, Méndez Núñez y Recogidas, presentan la misma capacidad para el tráfico rodado que antes de las obras".

De hecho, el director de Ferrocarriles recordó que "una obra de esta complejidad técnica del Metro no se ejecuta desde el voluntarismo, sino de acuerdo con un cronograma y una planificación que atiende a las singularidades de cada tajo y de cada labor". El valor de la inversión ejecutada durante el presente año asciende a casi 80 millones de euros, con una certificación media mensual de 9 millones de euros. Estas magnitudes convierten al Metro ligero en la mayor inversión en infraestructuras que se acomete actualmente en la ciudad de Granada, así como uno de los mayores creadores de empleo de la provincia.

Además, Obras Públicas aseveró que se está ejecutando un programa de trabajo que supervisan conjuntamente técnicos de la Junta y del Ayuntamiento en la comisión de coordinación. "Estamos cumpliendo los hitos acordado con el Ayuntamiento de Granada en el programa previsto hasta finales de año", sentenció Nores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios