Los trabajadores se 'plantan' ante el nuevo programa de acogida de menores de la Junta

  • La Administración plantea el cierre del centro Bermúdez de Castro durante tres meses y la reorganización de los niños

El centro de acogida de menores Bermúdez de Castro cerrará este año por vacaciones, lo que obligará a reubicar a cerca de una veintena de niños en el otro de los centros de este tipo que existe en la ciudad: el Ángel Ganivet. La decisión, que provocó ayer una sonora manifestación de los empleados a las puertas de la Delegación de Igualdad, tiene distintas versiones.

Los trabajadores aseguran que la Delegación de Igualdad y Bienestar Social no está dispuesta a cubrir las ausencias por vacaciones de su personal dada la precaria situación económica que padece la administración autonómica. La Delegación, por su parte, reconoce que "no es momento de derroches" pero argumenta la decisión en otras realidades. La primera que desde hace algunos años llegan muy pocos menores no acompañados a la ciudad y, por tanto, los centros están a menos de la mitad de su capacidad, por lo que sería conveniente optimizar recursos. Y la segunda que la Delegación quiere cambiar la dinámica y la filosofía de los centros durante el verano, de forma que los niños puedan disfrutar de campamentos y actividades de ocio.

"Los centros están muy por debajo de su capacidad y aún así no habrá merma en el número de trabajadores. Los empleados tienen garantizados sus puestos", manifestó la delegada de Igualdad y Bienestar Social, Magdalena Sánchez.

Los empleados no temen por sus puestos pero sí son contrarios a esta reubicación "porque no se puede tratar a los niños como si fueran muebles y llevarlos de un sitio a otro". Dicen que el Bermúdez de Castro acoge actualmente a 21 niños y que en el Ángel Ganivet ya hay otros 23 menores, por lo que casi se duplicaría su capacidad óptima, que es de 25 plazas.

Con esta realidad por delante unos doscientos trabajadores se manifestaron ayer a las puertas de la Delegación para protestar por las deficiencias en los centros de la administración autonómica. Y dicen que repetirán estas concentraciones hasta que llegue una solución.

Solución que debe incluir también a la residencia de Armilla, donde aseguran que la plantilla "está bajo mínimos" después de que el pasado año se rescindieran varios contratos, por lo que el personal de enfermería "está doblando turnos".

Desde el comité de empresa insisten en que habrá noches este verano en las que sólo habrá un auxiliar pendiente de los ancianos, que son más de 160. En los centros de día tampoco se sustituirán a los empleados de vacaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios