Más de 40.000 trabajos universitarios revisados en los últimos cinco años

Conscientes de lo delicado del problema, desde la Universidad de Granada ya se han dado pasos para luchar contra el fraude que supone el plagio. "La Biblioteca de la Universidad de Granada tiene suscrita, para uso del personal docente e investigador, la herramienta Turnitin para la detección de la copia", explica la directora de la Biblioteca Universitaria de Granada, María José Ariza. Turnitin sustituye a Ephorus, que se comenzó a emplear en 2011. Desde entonces se han analizado más de 40.000 trabajos. "Actualmente hay dados de alta más de 1.600 profesores", añade Ariza, que afirma que Turnitin "mejora mucho la anterior herramienta, pues compara un trabajo con todos los documentos subidos y analizados en la base de datos conjunta de la Universidad de Granada, en la web y en millones de artículos científicos publicados en revistas especializadas".

Ni Ephorus ni Turnitin detectan plagios. Ariza señala que estas aplicaciones "facilitan a los profesores la localización de documentos que tienen secuencias de caracteres iguales. Ahora bien, la decisión de que un trabajo analizado está plagiado, en su totalidad o en una parte, la tiene el docente", ya que un documento puede contener contiene citas, referencias y cualquier otra característica "que no es plagio y que el programa ha detectado como secuencias de caracteres".

En cuanto a los trabajos que pasan por este análisis, "los documentos que se suben son fundamentalmente trabajos fin de grado o fin de máster, tesis doctorales... pero se puede subir cualquier tipo de documento", indica la responsable de la Biblioteca de la Universidad de Granada.

Ariza concluye que "la política contra el fraude claro que funciona. No sólo con herramientas disuasorias como Turnitin, sino a través de las campañas educativas y formativas que se llevan a cabo desde la Universidad dirigida a todos sus miembros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios