Las últimas lluvias dejan cuatro hectómetros cúbicos en los embalses

  • Están un 0,37% más llenos que hace sólo una semana, aunque continúan a un nivel más bajo que hace un año

No se deben echar las campanas al vuelo, pero al fin hay buenas noticias para los embalses de la provincia, que gracias a las intensas precipitaciones del pasado fin de semana, han aliviado un poco su precaria situación. No mucho, porque la tierra estaba muy seca, pero ahora tienen cuatro hectómetros más que hace una semana, cuando se realizó la última medición. Los incrementos se observan, a razón de un hectómetro por cada uno, en los embalses de Cubillas, El Portillo, Los Bermejales y Negratín.

Según datos recogidos en la página web embalses.net, que analiza semanalmente el estado de todas las cuencas hidrográficas del país, los pantanos de Granada tienen ahora 372 hectómetros cúbicos, cuatro más que en la medición que se hizo el 28 de octubre.

En términos porcentuales, y teniendo en cuenta que la capacidad total de los pantanos de la provincia es de 1.080 hectómetros cúbicos, ahora están a un 34,44%, lo que quiere decir un 0,37% más que hace una semana. Lo dicho: un aumento no muy significativo pero que permite ser optimistas, sobre todo teniendo en cuenta que sólo durante el último fin de semana ya llovió más que a lo largo del mes de noviembre de 2007.

Aun así, la situación es peor que la que se registraba el año pasado por estas mismas fechas. El 4 de noviembre de 2007, los embalses estaban al 36,67% de su capacidad, con 396 hectómetros. Bajaban progresivamente en lo que resultó ser el inicio de un tercer año consecutivo de precipitaciones por debajo de la media.

Que en la provincia estaba lloviendo menos que de costumbre lo demuestra a las claras otro dato: haciendo una media de la situación de los embalses a lo largo de los últimos nueve años, resulta que a principios de noviembre estaban al 52,06%, con 562 hectómetros cúbicos. Teniendo en cuenta la circunstancia ya referida de que los tres últimos años han sido deficitarios, la conclusión es que los años de bonanza están lejanos.

Si volverán o no lo dirá el tiempo, y nunca mejor dicho. Por lo menos, a estas alturas del año pluviométrico, que comenzó en octubre, en puntos como Motril, Guadix o Lanjarón, además de en Granada, las precipitaciones acumuladas superan la media referencial de los últimos años. En todos esos puntos, y también en Loja o Iznalloz, hubo un importante déficit que incluso llevó a plantear la posibilidad de establecer restricciones, aunque al final eso no se llevó a la práctica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios