funeral | emotiva despedida en su pueblo natal

El último adiós a Paco Pedrosa

  • Cientos de personas se reúnen en Vélez de Benaudalla para despedir al joven, muy querido

  • El párroco recuerda en su homilía su importante labor dentro de la Fundación Vicente Ferrer

El último adiós a Paco Pedrosa El último adiós a Paco Pedrosa

El último adiós a Paco Pedrosa

Dolor, emoción, y una larga ovación para decir adiós al cooperante granadino, Paco Pedrosa. La localidad natal del joven, Vélez de Benaudalla, se rindió ayer ante la pena de perder a uno de sus vecinos más queridos. Pedrosa falleció hace una semana en un accidente de tráfico al sur de India -junto a otras tres personas de Ronda (Málaga)-. El joven veleño, muy conocido y querido en el pueblo, viajó al país asiático para conocer la labor y las instituciones de la Fundación Vicente Ferrer, donde apadrinaba junto al grupo de andaluces con el que viajaba a niños y mujeres de la zona.

Tras aterrizar en Madrid la noche del jueves, el féretro llegó a las 02:30 horas de la madrugada del viernes a su localidad natal con gran espectación tras una larga y dolorosa espera. En torno a las 20:00 horas del jueves llevagan los cooperantes al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y fueron desplazados en coche a sus localidades natales, a las cuales llegaron bien entrada la madrugada de ayer viernes.

Desde ese momento se inició el velatorio por Paco en el Café Bar Alhambra, local situado en la calle principal del pueblo y que es propiedad de sus padres. Cientos de personas se acercaron a lo largo del día para despedirlo. Le encantaba el fútbol, ayudar a los demás y viajar. Así lo confirmaban a este periódico amigos y conocidos, que no dudaban en engrandecer aún más si cabe la figura de Paco, cuya muerte dejó conmocionados a los habitantes del municipio y de pueblos aledaños. Todos los bares y comercios de la localidad cerraron en solidaridad con la familia y también los acompañaron durante la jornada de luto.

Alrededor de las 18:00 horas quedó cortado al tráfico rodado por la calle Mariana Pineda, la vía principal del pueblo, para facilitar el tránsito de las personas reunidas para dar el último adiós a Paco. El tramo que separa el Bar Alhambra de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, de apenas 100 metros de distancia, se llenó de habitantes de la localidad, todos muy apenados por el triste acontecimiento. Escenas de abrazos, lágrimas, y ánimos se repitieron en los exteriores del velatorio. Los vecinos no dudaron en recordar lo querido que era el joven en todo el pueblo, una persona muy carismática, con una sonrisa siempre en su rostro. Una persona sencilla, con muchos valores, y siempre alegre.

Hasta el velatorio se acercaron personalidades políticas para dar el pésame a los familiares. Entre ellos se encontraban el subdelegado del Gobierno en Granada, Francisco Fuentes; la delegada de la Junta de Andalucía, en Granada Sandra García y el director de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Nestor Fernández pero también el diputado del Partido Popular y portavoz del grupo en Andalucía, Carlos Rojas; así como toda la corporación municipal que intentaron estar al lado de la familia en estos momentos tan duros.

En torno a las 18:45 horas, el féretro de Paco Pedrosa abandonó el Bar Alhambra a hombros de familiares y amigos. El silencio sólo se veía interrumpido por sollozos, mientras la comitiva abierta por dos coches fúnebres bajó la calle principal, acompañada por cientos de personas que no dejaron solos en los momentos difíciles a la familia. Una vez a las puertas de la iglesia, el parroco recibió el ataúd y lo bendijo, para después empezar una misa funeral en su honor a las 19:00 horas. La iglesia se llenó de familiares, amigos y conocidos y a las puertas quedaron habitantes de Vélez de Benaudalla y de otros municipios que no se movieron hasta que el cuerpo abandonó el pueblo.

Durante la homilía el sacerdote recordó el trabajo que realizaba Pedrosa de forma desinteresada para apoyar a los más necesitados, así como la acción de voluntariado llevada a cabo en la India, colaborando con la Fundación Vicente Ferrer. Pese a que ya habían pasado los tres días de luto oficial, el Ayuntamiento cerró ayer las instalaciones municipales, entre ellas el castillo árabe de los Ulloa, el jardín nazarí y la piscina municipal, en señal de luto.

Una hora después, y tras un aplauso de los asistentes, el ataúd con los restos de Paco Pedrosa salió del templo acompañado de sus familiares, y fue depositado en el coche fúnebre que lo llevaría hasta el tanatorio de Almuñecar, donde los restos fueron incinerados a última hora del día. Una larga ovación de todos los congregados a las puertas de la parroquia despidió al joven, que vivirá para siempre en la memoria de todos los veleños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios