Un vecino de Guadix fundó Buenos Aires

  • A Pedro de Mendoza le dio por la aventura: ya cuarentón, se fue a Sanlúcar de Barrameda y partió para las Américas con su hermano, primos y quinientos hombres repartidos en doce naves. Hay quien dice que el descendiente del Marqués de Santillana llevó a su amante travestida de polizón, contrajo la sífilis y la acabaron arrojando al mar · Isabel de Guevara se lo chivateó todo a la reina Juana

Comentarios 1

Yono sé cuántos argentinos hay en Guadix. Sé que están por todas partes y sobre todo al otro lado del teléfono; su precioso acento los delata. Pero una céntrica avenida de nuestra histórica Acci lleva el nombre del conquistador del Río de la Plata y fundador de Buenos Aires, Pedro de Mendoza y Luján. Muchos lo saben, a otros se les ha olvidado aunque sus maestros se lo dijeron mil veces.

Es así. A un ciudadano de Guadix, descendiente de la familia del Marqués de Santillana, los Mendoza, que se había afincado por aquí cuando la conquista del Reino de Granada, le dio por la aventura y allá por el año 1535, ya cuarentón, se fue a Sanlúcar de Barrameda, partió para las Américas con su hermano Diego, sus primos Gonzalo y Francisco, también de Guadix, y dicen que con quinientos hombres repartidos entre las 12 naves, además de ocho curas y dos médicos. Acabó conquistando el Río Solís (Río de la Plata) y fundando Nuestra Señora del Buen Aire (Buenos Aires). Era el mes de febrero de 1536. Ya años antes anduvo por allí el también andaluz de Lebrija Juan Díaz de Solís, el 'descubridor' del Pacífico.

Tenía nuestro paisano cierto enchufe con Carlos V; pues además del ilustre apellido Mendoza, su familia había luchado en la Guerra de Granada y él mismo lo hizo con el emperador en Italia y en contra de los franceses, por eso lo nombró Adelantado y le concedió capitulaciones o permiso para que marchara con Dios, conquistara lo que pudiera y se quedara allí como Gobernador con la condición de que financiara a su costa la expedición. No era muy torpe el de Guadix; había oído que era tierra de riquezas, de oro, plata y piedras preciosas; sabía que por allí cerca andaban los portugueses buscando lo mismo y se adelantó; a lo mejor por eso lo nombraron "adelantado".

Mujeres a bordo

Acostumbrado a las guapas mujeres de Guadix, no pudo soportar el exotismo de las del estuario del río de la Plata y contrajo la sífilis, aunque me parece que fuimos nosotros los que la exportamos a América y en justa reciprocidad tú me le mandas y yo te la pego.

Hay quien dice que Mendoza llevó a su amante María Dávila travestida de polizón y entonces no sé donde pilló la enfermedad; tal vez en Italia, porque las señoritas de Guadix siempre han sido muy sanas. Es evidente que este Mendoza no tuvo bastante con su moza.

Parece que fueron varias las mujeres que iban en los barcos de Don Pedro, entre amantes y esposas, todas vestidas de hombre, incluida la valiente Isabel de Guevara, encargada luego de contar a su vuelta las verdades de lo que allí sucedió a la reina Juana.

La conquista fue un abuso, engañaban a los indios querandíes como si fueran chinos y parece que nuestros paisanos se pasaron varios pueblos; tantos, que desde Guadix llegaron a los Andes. El hambre, la ferocidad de los indios indignados por la estafa y las enfermedades diezmaron la población y las promesas de una feliz conquista se quedó en nada. Mendoza cae enfermo y en la travesía de vuelta muere. Sus restos fueron arrojados al mar en junio de 1537, cerca de las Canarias. Queda su nombre, aunque pocos lo recuerdan, salvo que vivas en la Avenida Pedro de Mendoza de Guadix o contemples el busto que le hizo el cordobés Juan Polo, en donde aparece con barba, coraza y la cruz de Santiago.

Es bueno saber que en esta aventura conquistadora, llena de pocas luces y muchas sombras, participaron granadinos del bonito pueblo accitano; hasta dicen que el primer tango argentino lo escribió un compañero de Mendoza; ahora va a resultar que la cuna del tango está en Guadix y que los descendientes de Mendoza son los autores del popular Caminito. Por eso Guadix y Buenos Aires están oficialmente hermanados.

Como nota histórica un poco más seria digamos que la definitiva fundación de Buenos Aires la llevó a cabo Juan de Garay en 1580, pero a nuestro paisano de Guadix que nadie le quite el mérito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios