Una visita fotográfica por las entrañas de la supervivencia

Los boinas verdes pueden definirse de muchas maneras. De una manera somera, son soldados de élite. En palabras de los propios militantes, "el guerrillero debe tener corazón de león, pie de liebre y estómago de mosquito". En cualquier situación de supervivencia, la obtención de alimento cobra una importancia capital. Un hombre hambriento pone en segundo lugar las demás necesidades. Para sobrevivir, es necesario olvidar algunas costumbres adquiridas, así como el significado de las palabras sabor y prejuicio. Salvo raras excepciones, es válido el dicho popular: todo lo que anda, se arrastra o vuela a la cazuela.

Para el general de Brigada Vicente Bataller, autor de la exposición fotográfica que se exhibe estos días en Capitanía (hasta el 19 de septiembre), los guerrilleros "son gente aventurera a la que les gusta lo difícil. Tienen valor y mucho sacrificio. Al superarse día a día a sí mismos se sienten a gusto y no conocen lo que es la monotonía". La afición por la fotografía le surgió gracias a un antiguo jefe guerrillero que tuvo, el comandante Soler. "Después, cuando empecé a escribir en una revista militar, me dijeron que las imágenes eran tan importantes como el texto". Así comenzó a fotografiar infinidad de momentos en los que los aprendices se formaban caminando hacia la élite. "En esta exposición el protagonista no es el autor, son los boinas verdes con los que he estado durante 17 años", porque el mérito que se atribuye Bataller es "echar la cámara de fotos en la mochila". Por ese mismo motivo, quiso dedicar "esta muestra fotográfica a todos los boinas verdes de Granada". Las fotos son de la década de los 90 y por eso los uniformes están algo desfasados en comparación con los actuales. "Era una época en la que muchos jóvenes, de unos 19 años, se apuntaban voluntariamente cuando iban a hacer el servicio militar obligatorio", explica el General. Las prácticas de supervivencia son fundamentales, por ello deben subsistir varios días en la naturaleza, para conocerla, amarla y respetarla. A cambio, ella les enseñará sus secretos y les ayudará a moverse, combatir y sobrevivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios