La vivienda de segunda mano concentra ya el 70% de las ventas del sector

  • Los últimos datos del Ministerio de Fomento confirman que el mercado inmobiliario sigue en caída libre · En la primera mitad del año las ventas han bajado casi un 13% y se sitúan en mínimos históricos

El mercado inmobiliario sigue acumulando datos negativas que echan por tierra la esperanza de que uno de los sectores que, hasta que estalló la burbuja, tiraba de la economía granadina, se recupere a corto plazo. Ayer el Ministerio de Fomento publicó su estadística de Transacciones Inmobiliarias y la conclusión está clara, 2012 no será el año de la recuperación de las ventas de vivienda. En la primera mitad del año 3.412 granadinos tuvieron la oportunidad de comprar su propia vivienda y de acceder a uno de los pocos créditos que conceden las entidades financieras. Pues bien, esta cifra arroja un descenso de casi un 13% respecto al mismo periodo del año 2011.

Lo que significa que la actividad inmobiliaria continúa con la caída en picado que inició allá por 2007. Porque sí, esta nueva cifra que recoge el Ministerio de Fomento supone un nuevo mínimo histórico. Hasta ahora, ninguna primera mitad de año (la serie se remonta hasta 2004) había registrado un número de transacciones inmobiliarias más bajo.

Claro que quien busque una lectura positiva de los datos publicados por el Ministerio puede encontrarla. La evolución de los dos primeros trimestres del año ha sido muy dispar, ya que mientras que en los primeros tres meses del año se registró un descenso de las ventas del 21% (se pasó de 1.821 operaciones a 1.435), en el segundo trimestre del año las cosas han ido bastante mejor y la caída de las transacciones inmobiliarias respecto al mismo periodo de 2011 apenas ha sido del 5,8% (de 2.099 a 1.977).

También la evolución histórica de la primera mitad del año ha sido más benevolente para el mercado inmobiliario. Porque la caída de las ventas registrada en estos primeros meses de 2012 poco tiene que ver con la experimentada en el mismo periodo durante otros años de la crisis. Entre los meses de enero y junio de 2008, por ejemplo, las ventas cayeron un 22,8%; en 2009 la diferencia negativa respecto al año anterior fue del 27,4%; y en 2011 el descenso alcanzó el 26,8%. Las excepciones son, por tanto, la primera mitad del año 2010 ( con un descenso de las ventas interanual del 6,3%) y la de 2012.

Claro que en esto puede tener algo que ver las dos subidas del IVA impuestas primero por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y luego por el de Mariano Rajoy. En los meses previos a los dos incrementos de los tipos (el primero fue en julio de 2010 y esta segunda en septiembre) es cuando se ha registrado una menor caída de las ventas inmobiliarias, lo que no parece una casualidad.

Otra de las consecuencias de la parálisis del sector inmobiliario es la predominancia de la vivienda usada en las estadísticas de ventas. Antes de la crisis, las viviendas de segunda mano difícilmente representaban un 40% de las ventas, pero desde que la economía comenzó a torcerse y las promotoras inmobiliarias se vieron forzadas a dejar de construir nuevas viviendas, los pisos de segunda mano -estrenados o no- se han convertido en los 'reyes' del mercado. De las 3.412 viviendas que se han vendido en la primera mitad de 2012 en Granada, 2.413 eran de segunda mano, mientras que apenas 999 se consideraban de nueva construcción. De hecho, la vivienda usada es la única que ha registrado un comportamiento positivo en el último año, ya que las ventas han aumentado un 9,4%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios