250 voluntarios se reúnen para limpiar la playa de El Pozuelo

Los voluntarios que ayer se congregaron en la playa de El Pozuelo (Albuñol) para limpiarla auspiciados por el proyecto 'Save the beach' no temieron a las inclemencias meteorológicas. Así, aunque algunos de ellos pensaban que posiblemente se suspendería el acto por la lluvia, alrededor de 250 personas se encontraron con ganas y ánimo como para limpiar, la que en opinión de algunos de ellos que tenían experiencia en labores de limpieza en otros lugares, era "la peor que habían visto".

Tuberías, latas, juguetes rotos, una máscara de buzo, botellas, azulejos, zapatos, palés, envases fitosanitarios, redes y hasta un televisor son algunos ejemplos de los más de 15.000 litros de basura que recogieron estos valientes en una sola mañana. Sabían que sus brazos no eran suficientes, pero estaban concienciados de que era importante su presencia para llamar la atención acerca de este caso.

Los voluntarios procedentes de Granada, Almería y hasta de Inglaterra, se armaron con monos, rastrillos, guantes y bolsas y escarbaron entre la arena y las rocas para extraer todos los desperdicios que encontraron a su paso. "Lo vi en el periódico el otro día y supe que tenía que estar aquí con mi mujer, mis hijos y sus amigos, que han venido a visitarnos", comentó Michael Shawroberts, un británico afincado en Castell de Ferro. "Es una vergüenza que esté así. Tendríamos que hacer esto todos los meses, a ver si la gente se conciencia, ¡hasta un televisor me he encontrado!", remarcó.

Por su parte, Puri Blanco, miembro de la asociación Asvoal, que trajo un autobús de voluntarios de Almería, destacó que "he ido a limpiar otras playas y ésta es de lo peor que me he encontrado, sobre todo, por entre las rocas". Y es que, uno de los principales problemas que tiene esta playa, además de la basura que han dejado algunos visitantes, viene de los desperdicios procedentes de los invernaderos situados en la misma arena y próximos a la playa, especialmente plásticos y envases de fitosanitarios.

Además de peinar la arena y las rocas, cinco miembros del club de buzo de Calahonda, Dárdenas, se sumergieron en el mar para sacar los desperdicios, aunque como explicó el submarinista Miguel Ángel Ruiz Lemos, acabaron recogiendo basura del exterior: "Las condiciones son muy adversas y el agua está demasiado turbia, así que nos hemos salido a ayudar a los compañeros por la arena".

Coronita Save The Beach lleva desde 2008 trabajando para concienciar a cerca de la necesidad de cuidar las playas y desde 2009 cumple con su compromiso de limpiar, al menos, una playa europea al año, como ocurrió ayer en la playa de El Pozuelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios