La vuelta al 'cole' de los recortes

  • En los colegios se advierte por primera vez del endurecimiento de los requisitos para disfrutar de los servicios educativos.

Han vuelto los sonidos de las sirenas a las calles, el griterío de los escolares a media mañana saliendo en tropel al patio, las idas y venidas aceleradas de hombres y mujeres con niños de la mano y el bullicio de los vehículos en las inmediaciones de los centros educativos. El primer día de colegio devuelve a las familias la rutina que perdieron hace más de dos meses, la "bendita rutina", pero también recuerda al resto de los ciudadanos que las vacaciones ya se han terminado y, los que pueden, tienen que volver a trabajar.

Casi 93.000 niños de entre tres y 12 años hicieron ayer su primera entrada en las aulas acompañados de sus progenitores y fueron recibidos de manera especial por el profesorado y la dirección de los centros. Por primera vez, en esa presentación oficial se les ha informado detalladamente de los cambios que se han producido en la enseñanza reglada a consecuencia de los recortes emprendidos por las administraciones.

Además de una reducción del profesorado, que conlleva la ausencia de servicios de apoyo básicos para el desarrollo normalizado de las aulas, la principal novedad afecta a los programas de ayuda a las familias. La deuda que ha acumulado la Junta de Andalucía con las empresas de servicio educativo ha provocado un cambio en la gestión de las bonificaciones. Durante las vacaciones, la Consejería de Educación modificó el sistema para el Aula Matinal, Comedor y Actividades Extraescolares que obliga a los usuarios a pagar los recibos que tengan atrasados del curso anterior si quieren volver a disfrutar de estos servicios e impone nuevas exigencias para este curso.

En el colegio Andrés Segovia, un centro pequeño con 170 alumnos en pleno corazón del barrio del Zaidín, el director Eduardo Rodríguez explicaba ayer de forma detallada a las familias cuáles son los nuevos requisitos. "Ya no hace falta que pongáis cuál es vuestra renta, porque de la única manera que podéis disfrutar de ayudas es aceptando que la Consejería contraste los datos con la Agencia Tributaria", dijo.

Además, en las solicitudes deberán aparecer todos los miembros de la unidad familiar y los mayores de 16 años tienen que firmar como medida para asegurarse de que no hay más ingresos. "Y, a partir de ahora, si se quedan pendientes dos recibos consecutivos o si los alumnos faltan cinco días seguidos sin justificación se le dará baja automática del servicio", añadió. En tiempos de crisis, una plaza de comedor o del aula matinal vale su peso en oro, sobre todo porque son muchos los que aspiran a ella. "Este año hay más solicitudes que nunca y no se pueden cubrir todas", advertía ayer Rodríguez al tiempo que recordaba que los listados de admitidos estaban ya colocados en los tablones. En otras comunidades el recorte de las ayudas ha obligado a las familias a enviar a sus hijos al colegio con la comida de casa en un tupper, pero esto ha generado una gran polémica porque se les cobra también por ello.

En Granada (al igual que en el resto de Andalucía) no era el único ajuste que se anunció ayer desde las direcciones de los centros. En el Andrés Segovia se han quedado con un maestro menos (de 17 a 16) y eso se va a notar, entre otras cosas, en "las tareas de apoyo y refuerzo, imprescindibles para la atención al alumnado con mayores dificultades de aprendizaje", recuerda el sindicato ANPE en un comunicado.

"Los más decepcionados este año son los de quinto de Primaria, que se han quedado sin ordenador portátil", continuó el director. El recorte en más de 20 millones de euros del programa Escuela TIC 2.0 ha dejado el proyecto de digitalización de las aulas casi paralizado.

De manera escalonada van pasando por el salón de actos del colegio los alumnos con sus progenitores. En el Andrés Segovia han sido citados cada dos cursos en distinta franja horaria para ser atendidos mejor. En otros han optado por dar toda la información de forma personalizada en cada clase. Distintas fórmulas para un día en el que la organización y la comunicación entre familias y docentes es clave. Pero en todos ya se reparte un folleto con los horarios de tutorías, los días festivos y los nombres de los miembros de la dirección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios