Granada cf

¿Dónde está el Granada CF?

  • La falta de mando, tanto dentro del campo como en las oficinas, deriva en una situación insostenible en la que nadie toma decisiones

Pedro Morilla se dirige a sus jugadores durante el partido ante el Sevilla Atlético. Pedro Morilla se dirige a sus jugadores durante el partido ante el Sevilla Atlético.

Pedro Morilla se dirige a sus jugadores durante el partido ante el Sevilla Atlético. / VÍCTOR RODRÍGUEZ

¿ustedes saben dónde está el Granada CF? No me refiero deportiva, ni físicamente, si no mentalmente. No hay mando, ni líder, tanto en las oficinas como en el campo. Que sí, que todavía quedan partidos para al menos jugar el play off, pero ceder otra vez puntos ante el último y la falta de toma de decisiones está 'apatizando' el ambiente en todos los niveles. La imagen dada en Sevilla en un campo de Segunda B, con una entrada de Segunda B, y con un fútbol de Segunda B, son motivos suficientes para que haya un seísmo gordo dentro del club. Pero no pasa nada.

¿DÓNDE ESTÁ JIANG?

En China. Parece que en Shanghai, donde dijo que abriría una oficina del Granada CF para facilitar el acceso al mercado del gigante asiático, pero de la que no hay ni una foto. Y van dos años desde que llegó. 10.500 kilómetros de distancia median entre el club y su presidente. ¿Cómo es posible gestionar así un equipo de deporte profesional? Leñe, que era Pozzo, que como muy lejos vivía en Londres y delegó en Pina... ¿Para qué quiere Jiang Lizhang a Kangning Wang a miles de kilómetros de su casa para que sólo le haga de vicepresidente? ¿De qué le sirve tener aquí a una persona que haga de 'perro guardián', a la que le cuesta entender el idioma y que no captará ni la mitad de las cosas que suceden a su alrededor? ¿Es que el presidente no ha tenido suficiente aprendizaje en estos casi dos años para saber que cuando ha usado a cinco entrenadores y varios directores deportivos aunque solo dos hayan tenido contrato vigente, lo que falla está en más arriba? Además, ¿cuánto tiempo lleva la prensa sin tener un cara a cara con Jiang Lizhang? Lo último que le oímos fue decir "feliz Navidad", creo recordar ¿Cuánto tiempo lleva la afición del Granada CF sin saber qué dice y qué siente no sólo su presidente, si no el dueño del club de sus amores? ¿Está contento con lo que ve? ¿Está satisfecho con la deriva del club y del equipo desde que él tomó el mando? La gente de la grada, la prensa, incluso el propio club y sus trabajadores. Intuyo que hasta los jugadores quieren saber dónde está Jiang Lizhang. Y me cuesta creer que quien ha soltado 37 'kilos' en su proyecto vital haya perdido el interés.

¿DÓNDE ESTÁ SALVADOR?

El director deportivo del Granada CF no tiene por costumbre ver en vivo los partidos del equipo. Una práctica muy sana, parece. Los periodistas sabemos muy bien que existen muchas diferencias entre hacer la crónica y los diferentes análisis tácticos e individuales desde el campo que hacerlo viendo la tele. Que quien tiene que evaluar el rendimiento deportivo del equipo viva más de las imágenes sesgadas por el encuadre de una cámara y un realizador que de lo que ven sus propios ojos, para mí, deja que desear. Entonces, ¿dónde está Manolo Salvador? Ciertamente, el director deportivo tiene motivos para estar metido en una cueva. El equipo que formó y que vendió a bombo y platillo como el mejor de la categoría, hecho por y para subir "directo", dicho además hace un mes en la presentación de Pedro Morilla, está lejos del primer objetivo y con muchas dudas de si logrará el segundo: ese equipazo, que realmente lo es, sólo ha sumado cuatro puntos de doce posibles ante los dos colistas. ¡Toma ya! Queriendo hacerlo mal no hubiera salido tan mal, seguro. El problema del valenciano es que encima ha hipotecado su figura a la del nuevo entrenador. Él impuso a Oltra por encima del criterio de la presidencia y él prefirió no buscar recambios para darle la alternativa a Morilla. Y como está saliendo rana el invento, su figura empieza a oler a chamusquina. Porque la trayectoria del sevillano como entrenador del primer equipo tiene, además de números, hechos objetivos de cese. Pero con todo lo que hubo que liar en el club para subir a Morilla al primer equipo, quitar a Rafilla del juvenil para meterlo en el 'B', y descomponer a otros tantos equipos de cantera, desmontar todo ese puzzle una vez armado es un plato de mal gusto que requiere unas explicaciones que nadie quiere dar. Porque los afectados les dirían cuatro verdades. Con o sin ascenso a final de temporada, la figura de Manolo Salvador está amortizada.

¿Y BELENGUER Y CORDÓN?

A ambos se les ve más por los partidos del Granada que al propio Salvador. Sin embargo, no tienen cargo en el club. Están ahí por mandato del presidente, se les presupone poder pero no lo tienen realmente. Desde la derrota de Lorca me consta que se han reunido bastantes veces con miembros del club, e incluso con Jiang, que se dejó ver por el palco hace poco. Pero de tanto hablar no sale nada en claro porque nadie quiere mancharse las manos. Y eso lo ven los jugadores y la afición. Si ambos tienen tanta confianza de parte de Jiang, por qué este no hace efectivo su poder. ¿Por vanidad, por ego, por desconfianza (más todavía) hacia lo que le rodea? A veces pienso que se está pensando más en la temporada que viene que en la actual. En el entorno, algunos se temen que esté siendo así. Y eso es catastrófico.

¿Y LOS JUGADORES?

Se preguntarán también qué tiene que ver todo esto con el empate en Sevilla. Y tiene mucho que ver, porque lo que sucede en los despachos se ha trasladado al campo. La apatía que emana de las oficinas también llega al césped. Seguramente, sin darse cuenta, los propios jugadores no saben por qué les "pesan las piernas", como dijo Morilla en una rueda de prensa para el olvido en el Viejo Nervión. El cese de Oltra le ha sentado como un tiro, tanto al núcleo duro que defendía al técnico como a los que quizás estaban más descontentos con el valenciano. Los gestos de Chico tratando de animar a sus compañeros durante el choque del domingo eran de desesperación, de no saber qué diablos está pasando. ¿Dónde se han quedado las virtudes que tenía este equipo? ¿Dónde está el espíritu que llevó a la remontada en Córdoba, el arranque de 'huevo' ante el Numancia, o la fe para marcarle al Almería? Hace falta que alguien se erija en el líder de este club. Ya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios