GIMNÀSTIC | GRANADA CF

El cambio de piel sale rana

  • Oltra agita su dibujo táctico hasta en tres ocasiones pero no halla la fórmula

El cambio de piel sale rana El cambio de piel sale rana

El cambio de piel sale rana

Pocas veces una apuesta, la de ayer del Granada CF, dio un resultado tan obvio y esperado. Las variaciones en el equipo titular del técnico granadinista José Luis Oltra depararon un 'once' en el que pareció dar primacía a la consistencia sobre el juego asociativo. Que Espinosa y Montoro se quedasen en el banco tuvo consecuencias claras. Ninguno de ellos está a un nivel que los haga indiscutibles, pero son de los pocos futbolistas de la plantilla que basan su éxito en la imaginación y en las combinaciones, en la visión de juego. Sus sustitutos, Kunde y Alberto Martín, no hicieron gala de tales cualidades; y eso que el madrileño fue de los más destacados. Por características, su misión, empero, es otra. Para colmo, el que sí podía marcar la diferencia en ese aspecto no encontró el sitio. Puertas continúa con sus constante desconexiones y su peso en el juego es limitado. Pese a que partió desde banda intentó irse al centro, mas su fútbol no fluyó.

SIN PROFUNDIDAD

Fruto de todo ello, al Granada CF le faltó mucha profundidad para hacer daño a un Nástic que aprovechó dos errores para marcar y, luego, encerrarse atrás. Y apenas sufrieron los catalanes. La creación en los visitantes fue, prácticamente, nula, a lo que se unió la precipitación de una escuadra a la que la angustia le asfixió hasta el punto de impedirle tener la calma precisa para tratar de remontar cuando aún restaban más de 45 minutos. Los de franjas horizontales -ayer, de verde- estuvieron, además, más imprecisos de lo habitual.

hasta tres dibujos

Algo que no se puede negar es que Oltra lo intentase todo para revertir la compleja situación. Sus sustituciones fueron tardías, pero el valenciano alteró el esquema de su equipo hasta en tres ocasiones. Retiró a Baena y apostó por Manaj, lo que hizo bascular a su conjunto hasta el 4-4-2. Formación que duró pocos minutos en el pasto, al permutar hasta una especia de 3-5-2, o de 3-2-3-2, cuya premisa fue la de buscar el arco rival en el menor tiempo posible. Ello, que alimentó aún más el arrebato incontrolado del Granada CF, tampoco dio resultado. Es más, tanta variación de posiciones pareció desconcentrar del todo a los rojiblancos, que -también por cansancio- fueron un equipo más largo. La pareja ofensiva Joselu-Manaj fue lo más destacado de la vorágine, con una segunda línea de tres -Machís, Licá y Espinosa- que pasó poco menos que desapercibida.

expediente x

Cuando el marcador no sonríe es fácil acordarse de las ausencias. Y Montoro fue una de ellas ayer -no disputó ni un minuto-. El ex de la UD Las Palmas no ha sido, hasta ahora, de los jugadores más brillantes del Granada CF en lo que va de campaña. No obstante, es de esos futbolistas que, aunque parezcan que no están on fire al jugar, sus compañeros son conscientes de que verdaderamente les echan de menos cuando no se calzan las botas. Su vacío se palpa más que su presencia. Análisis aparte, los granadinos cayeron ante un rival que propuso realmente poco. Sólo se afanó en aprovechar los fallos defensivos ajenos y en defender.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios