Granada CF

Es que es muy difícil creer...

  • Ni el juego, ni la racha, ni lo que tiene que pasar: la temporada está prácticamente acabada

El primer gol del Rayo se vio venir desde el inicio de la segunda parte y terminó de hundir la frágil moral del Granada. El primer gol del Rayo se vio venir desde el inicio de la segunda parte y terminó de hundir la frágil moral del Granada.

El primer gol del Rayo se vio venir desde el inicio de la segunda parte y terminó de hundir la frágil moral del Granada. / ÁLEX CÁMARA

¿ustedes de qué son? ¿De los que piensan que mientras queden puntos hay que soñar, o de los que ya han arrojado la toalla? El granadinismo se debate entre si seguir creyendo o bajarse del barco de aquí a la jornada 42, y quién sabe si algo más. No es fácil para el de la bufanda, pero mucho menos lo es para el club y los jugadores, que contra el Rayo Vallecano quedaron retratados como un colectivo débil con el que hizo lo que quiso su rival. La diferencia tan grande entre los dos es la diferencia que marca la tabla y el juego. Si 38 partidos te ponen en tu sitio, 42 para qué. Tras el pitido final, a todos les quedó claro que la temporada estaba acabada. No está el Granada para grandes gestas.

DE OLTRA EN ADELANTE

Este equipo ha tenido un problema de continuidad y de regularidad tremendo durante toda la temporada. El cese de Oltra y el nombramiento de Morilla solo ha acelarado el proceso. Con el valenciano al frente, el equipo funcionó a rachas. Quitando las primeras jornadas de cortesía ya que fabricó un equipo nuevo, era imposible tener credibilidad ganando en casa y cediendo puntos fuera. Lo mismo jugaba de forma brillante como desesperante. Ahora hay muchos comentarios sobre que si con Oltra estaría el Granada en play off, que quien tomara la decisión se cubrió de gloria. Y yo pienso que, visto lo visto no solo en los últimos dos meses, ¿para qué querría el Granada jugar la fase de ascenso? ¿Con qué seguridad la afrontaría este equipo, que en ningún momento de la temporada ha demostrado estar seguro de lo que venía haciendo? Lo cierto es que ya nunca sabremos qué habría pasado de no haber mediado el cambio de entrenador. Lo que casi que se podría asegurar es que el ascenso directo no lo hubiera catado el Granada. El nivel de regularidad que muestran los tres primeros a estas alturas de temporada no lo ha rozado este equipo en ningún momento.

LA CREDIBILIDAD

Me niego a creer que esta plantilla sea la décima de toda la Segunda División. Que sea tan débil como mostró ante el Rayo, que haya sido capaz de ganar solo un partido de los últimos diez, de estar mentalmente hecha trizas como el lunes lo pareció. En la indignación post-partido las hordas rojiblancas pedían una nueva limpia. Una locura. De entrada, porque el club no tendrá tanto dinero para gastar el año que viene, porque tampoco estaría mal crear una base con lo bastante bueno y potable que tiene esta plantilla, porque hemos visto cosas brillantes de estos jugadores, y porque conviene recordar que una parte del fracaso de esta temporada es que, no se olviden, esta plantilla es completamente nueva. Si encima se somete a una inestabilidad y a una presión enormes (autoimpuestas por el director deportivo y la entidad), un equipo consolidado tiene lazos más fuertes que permiten afrontar momentos como el actual. No es normal que un equipo se venga abajo de esta forma en dos meses. Y no es cosa de entrenadores. Es cosa de jugadores, que además se han visto huérfanos de mandos superiores.

LOS OTROS NÚMEROS

Cuatro partidos, doce puntos, y cinco por remontar. Los números dan vida, pero hay otros números que no son bonitos de ver. La décima plaza es la peor de este equipo desde la jornada 7 (en la que se ganó 1-2 en Alcorcón); la distancia con respecto al ascenso directo al play off es la más amplia de toda la temporada (16 y 5 puntos respectivamente); para que el Granada alcance la sexta posición, los rojiblancos tienen que ganar todo y esperar que fallen, al menos, cuatro equipos; y los 55 puntos que ahora tienen los granadinos son solo dos menos que Tenerife y Lugo (que hace semanas se dieron por descartados para luchar por subir) y solo cuatro más que el Reus, equipo que ha estado toda la temporada luchando por salvarse. Es que muy difícil ser optimista, qué quieren que les diga...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios