Debate abierto en la portería

  • Los últimos errores de Javi Varas están pesando en el ánimo de la afición por encima de sus aciertos, y buena parte de la grada cuestiona su titularidad en favor de Rui Silva

¿pesarán los galones o la valentía? Pedro Morilla tiene unos cuántos frentes abiertos desde que decidió ser el sustituto de Oltra y agarrar el reto mayor del Granada de lograr el ascenso a Primera División. A torear un equipo con bajas muy sensibles en ataque, sin sus dos mejores hombres, ahora se le suman las dudas que deja en portería Javi Varas, muy cuestionado por la grada tras sus últimos fallos como el de Oviedo y el del sábado pasado ante el Osasuna.

Javi Varas fue uno de los primeros fichajes de Manolo Salvador. El sevillano aparecía como el portero idóneo por su veteranía y su experiencia en Primera División y en Europa. Justo lo que se le pide a un portero en un proyecto del este tipo. Su figura no ha estado cuestionada hasta ahora. En el gran debe del equipo, la cantidad de goles que recibe, siempre ha tenido como parapeto una defensa que no es todo lo contundente que se necesita, por lo que las críticas siempre iban dirigidas hacia los que tenía delante de él, que le dejaban vendido.

Sin embargo, en los últimos tiempos no ha estado afortunado. Las dudas comenzaron sobre todo tras la derrota en Oviedo, donde fue clave para que los carbayones empataran antes del descanso, algo que sentó fatal al equipo. Chico Flores metió la cabeza para evitar que el balón le llegara franco a un rival y Varas salió a la desesperada para evitar el córner, pero se le escapó el balón de las manos y lo dejó muerto para que Forlín marcara. Y todo estalló entre los encuentros de Lorca y Osasuna. Ante el colista se le achacó que no atacara los múltiples balones aéreos que colgaban los murcianos y el sábado pasado cometió el error de botar el balón en un centro estando rodeado de jugadores propios y ajenos, lo que le dio el tanto a los navarros.

Esos errores le están penalizando ante la afición, a pesar de que el sevillano fue el salvador en varios partidos, incluido el de la pasada jornada, donde realizó dos paradones que de no haber llegado hubieran derivado en una derrota, al igual que sucedió, por ejemplo, en Córdoba, donde sostuvo al equipo antes de la remontada.

No parece probable que Pedro Morilla vaya a quitar la titularidad al sevillano, que ha jugado todos los partidos menos uno. Fue contra el Rayo y por un problema familiar, y su recambio fue Rui Silva. El portero luso llegó al Granada en el mercado invernal del año pasado con la vitola de ser internacional sub 21 con Portugal. Sin embargo, y a pesar de que el equipo de la anterior campaña estuvo desahuciado mucho antes de la última jornada, el ínclito entrenador Tony Adams, fue incapaz de hacerle debutar, a pesar de la buena impresión que daba (y sigue dando) en los entrenamientos. Silva tan solo se ha vestido en dos ocasiones la camiseta rojiblanca y ambas fuera de casa, por lo que Los Cármenes apenas le conoce y por eso algunos piden una oportunidad. Esos dos encuentros fueron en Copa del Rey, donde recibió tres goles del Zaragoza, y el único en Liga, jugado en Vallecas, donde fue el mejor del Granada. El portugués hizo una gran actuación, con seis paradas, seis centros bloqueados y un despeje de puños. Los granadinistas iban a sumar un punto ante un rival directo hasta que en la última jugada se confió con un balón que creía ir fuera y que acabó en la red. Aquello empañó y quizás marcó una titularidad posterior.

Lo cierto es que Pedro Morilla cuenta con dos porterazos. No son el remedio para el juego del equipo, pero al menos el debate está sobre la mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios