Granada cf

Detectar el problema y mejorar

  • El empate contra Osasuna ha sacado de la zona de promoción al Granada, cuyas decisiones últimas vivían de estar "cumpliendo el objetivo"

  • Hay malos presagios, pero aún queda tiempo

El osasunista Sergio Herrera festeja una acción salvada mientras Antonio Puertas yace frustrado sobre el césped. El osasunista Sergio Herrera festeja una acción salvada mientras Antonio Puertas yace frustrado sobre el césped.

El osasunista Sergio Herrera festeja una acción salvada mientras Antonio Puertas yace frustrado sobre el césped. / ÁLEX CÁMARA

La ilusión por el ascenso en este Granada está muy venida a menos. Se escucha en conversaciones, la grada lo barrunta y la prensa lo va corroborando como puede. Aunque cuando el partido está en marcha prevalecen los ánimos a las críticas, lo cierto es que las dudas que se intuyen dentro del club las perciben los que acuden al estadio. Hay soluciones tanto sobre el campo como fuera de él, la cuestión es mejorarlo. Porque se puede y porque todavía queda tiempo para revertir este mal agüero que parece impregnarlo todo. Vamos a dar cera y pulir cera.

EL CUENTO SE ACABÓ

Lo decía Oltra, tanto antes como después de que le destituyeran. Lo dijo Pedro Morilla cuando fue presentado. Lo dijo Manolo Salvador cuando avaló con su presencia al nuevo entrenador: "Estamos quintos, estamos dentro del objetivo". Tres semanas más tarde, el equipo no está "dentro del objetivo". Está fuera, séptimo, tampoco muy lejos, pero eso es poner un paño caliente. Y ya se han puesto muchos. La situación es grave. El equipo ha ido a peor futbolísticamente. No era muy difícil mejorar al Granada de Oltra, pero Morilla lo ha incluso empeorado y ha dejado bien a las claras las fallas en la composición de la plantilla (sí, Manolo Salvador), a primera vista completa, pero que se está demostrando ineficaz para se capaces de suplir las bajas de sus jugadores desequilibrantes. La sombra de Darwin Machís y Adrián Ramos es alargadísima. Demasiado. En exceso. Quizás tanto Morilla como Oltra hayan sido víctimas de esas lagunas en el plantel, con un único jugador realmente desequilibrante... Y que encima es de la rama Pozzo. El club todavía sigue viviendo de la vieja herencia. La nueva está y se le espera, pero parece que nunca llega.

EL MANDO

Jiang Lizhang, para vivir tan lejos, se deja ver bastante por Los Cármenes (estuvo ante el Nàstic, faltó ante el Numancia, pero volvió para Osasuna). Prácticamente una vez al mes, o incluso más a menudo. El esfuerzo por estar encima lo máximo posible es loable. También lógico. Es el dueño del barco y a la vez el capitán. Quizás ese sea parte del problema. En el club falta decisión y toma decisiones, que parece lo mismo pero no lo es. Cualquier movimiento pasa por demasiados filtros y recorre miles de kilómetros antes de obtener un beneplácito. Algo parecido al "movimiento estático" que recuerdo que pronunció un entrenador en los noventa. Se trabaja pero con reservas. Una de las soluciones de este Granada está en la delegación de responsabilidades, en que Jiang transmita la presidencia en una persona de su completa confianza (¿no lo es el vicepresidente Kangning? ¿Por qué no le hace presidente? Por dar ideas, digo), para que de esta manera, que el trabajo de los empleados del club acabe llegando y decidiéndose en la última planta del estadio, y en Shanghai.

UNA IMPRESIÓN

Personalmente tiendo a pensar, y más con las últimas decisiones, que todo en el Granada CF está supeditado a que entre la bolita. Oyendo a la grada, cada vez hay más abonados que piensan igual, Es decir, que hay runrún con el tema. Basarlo todo lo que tenga que venir en el futuro a eso es un riesgo tremendo que no sé si los dueños han ponderado lo suficiente.

LA UEFA

Un poco de humor: ayer en la tertulia radiofónica deportiva de Onda Cero Granada, un oyente chisposo escribió un mensaje de Whatsapp leído en antena. Decía algo así como que Jiang Lizhang había cumplido su promesa de meter al Granada en la UEFA, incluso con un año de adelanto de los tres que vaticinó. Decía que había hecho Un Equipo Fuera del Ascenso. Entre tanta zozobra, la originalidad y la risión que no falten.

TOCAR FONDO

Un equipo que va séptimo siempre puede a ir a peor. No creo que el Granada sea el caso. Porque pese a todo, confío en este equipo porque lo veo capaz, a pesar de todo lo anterior. Y lo ha demostrado. Decía un compañero de redacción hace cosa de dos meses que tenía el miedo de que el Granada todavía no había pasado por su mala racha. Y, efectivamente, esta llegó y sigue vigente. 4 puntos de 18 en una parte del calendario favorable es esa mala racha que temía el compañero. Pero como todas las rachas, estas tienden a su fin. Sevilla puede marcar ese final, al igual que lo marcó en la primera vuelta cuando con su triunfo en Los Cármenes evitó que el equipo mantuviese el liderato que ostentaba por aquel entonces. El citado partido rompió la racha y la seguridad de aquel equipo que parecía lanzado hacia Primera tras aquel mes en el que el único accidente parecía ser el de Tarragona. Sevilla Atlético con punto final y punto de partida. Ante los rivales fuertes, los rojiblancos sí parecen mantener una fortaleza, que será mayor una vez Morilla recupere a Ramos y Machis (y rezando para que no se pierdan más citas). Como dijo Alberto Martín: el punto contra Osasuna se ve mal, pero puede ser importantísimo. Si ponemos que en Lorca se tocó fondo y que el empate del domingo pasado significa no perder el average, quizás sea el comienzo de lo bueno que irremediablemente tiene que venir, porque si no, no se podría hablar de ascenso a Primera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios