Granada cf

Empates con distinto sabor

  • Las dos igualadas en casa impiden que las alcanzadas a domicilio se vean de forma más positiva

  • No saber aguantar la ventaja a favor y la debilidad defensiva, problemas a corregir

Alex Martínez llega al balón ante un rival, durante el partido jugado en el Nuevo Los Cármenes ante el Barcelona B. Alex Martínez llega al balón ante un rival, durante el partido jugado en el Nuevo Los Cármenes ante el Barcelona B.

Alex Martínez llega al balón ante un rival, durante el partido jugado en el Nuevo Los Cármenes ante el Barcelona B. / carlos gil

Cuatro empates en cuatro partidos. El titular es tan contundente y firme a la hora de explicar numéricamente el inicio de Liga del Granada como poco aclaratorio y simple si de lo que se trata es de analizar cómo ha sido a nivel de sensaciones, juego y/o positivismo el primer tramo del curso en la vuelta del equipo a Segunda. No es falso afirmar que cada una de las igualadas ha dejado un sabor distinto, ha provocado sentimientos encontrados. Sólo hay que mirar el pasado choque contra el Tenerife. A muchos les parecerá bueno sacar al final un punto de un campo difícil y ante un oponente que a unos segundos del final va ganando y que se marca un autogol; para otros el 2-2 es muy poco teniendo en cuenta que el Granada iba ganando 0-1 y estaba con un jugador más sobre el terreno de juego. Lo de siempre, lo del vaso medio lleno o medio vacío, que también vale perfectamente para calibrar la actual situación del equipo.

dos y dos

Seguro que todo el mundo vería bien las igualadas que el Granada ha conseguido a domicilio en los campos de dos gallitos como Zaragoza y Tenerife si el equipo hubiera sido capaz de sacar adelante los partidos de casa. Los de Oltra se quedaron a un paso de caer en los dos encuentros disputados ya como visitantes, y no lo hicieron, salvaron al final un meritorio punto. El problema, pues, está en casa. La penalización de estar con cuatro puntos y no con más, de que todo el mundo hable de un no esperado inicio de campeonato, llega porque el Granada no fue capaz de ganar a Albacete y Barcelona B, dos recién ascendidos que provocaron que se escaparan del Nuevo Los Cármenes unidades que ahora faltan en la clasificación. Echar la vista atrás ya no sirve de nada, mas en el tintero queda la mala primera parte y la falta de puntería en la segunda del choque ante los manchegos, y permitir que el filial azulgrana equilibrara hasta por dos veces la ventaja local.

diferencias

El Granada del día del Albacete fue de menos a más pero no ganó; el de Zaragoza en Liga fue de menos a más e igualó; el del Barça B alternó fases buenas con otras menos benignas y también empató; el del pasado domingo en Tenerife, tal y como se dio el partido, fue el que más altibajos tuvo pero seguramente también el que más convenció y mejores sensaciones dejó, pese a desperdiciar un 0-1 con uno más en el campo. Es evidente que el día que Oltra logre que los suyos prolonguen durante más tiempo sus buenos momentos y reduzcan a la mínima expresión los malos, las tablas se convertirán en victorias.

problemas

No hay que realizar un análisis profundo de la situación para encontrar algunos de los problemas que afectan al equipo: no domina como se esperaba, es incapaz de aguantar sus ventajas y es preocupantemente vulnerable por el centro de la zaga. Oltra quería un Granada que mandara en los partidos, que llevara la iniciativa, que sometiera a los rivales. Sin embargo, han sido casi más las veces que no lo ha hecho que las que sí, han sido más las que se ha visto agobiado y metido en su área por el contrario que las que él ha empujado hacia su marco al oponente. La experiencia, veteranía y calidad que tiene la plantilla, porque es una evidencia que la tiene, no han servido para que el Granada ganara alguno de los tres últimos partidos pese a colocarse por delante en el marcador en todos ellos.

internacionales

El Granada ha hecho internacionales a los atacantes de sus últimos contrincantes. Buff, Borja Iglesias, Ruiz de Galarreta, Abel, Longo o Malbasic han brillado ante los rojiblancos como nunca habían imaginado. Y eso es grave. Está lesionado Germán, Menosse ha fallado, los laterales no lucen, pero seguramente sea una cuestión más de funcionamiento defensivo colectivo que de errores individuales, que han existido y es necesario que se erradiquen. Cuando un equipo no defiende bien, es más un caso de equipo que de nombres, y este Granada lleva varios encuentros con problemas, especialmente por el centro.

los árbitros

Quien piense que al Granada le iban a dar algo los árbitros en Segunda por su condición de histórico y de recién descendido, está equivocado. En Zaragoza le pitaron en dos partidos tres penaltis en contra, y ninguno debió ser señalado. Más chungo fue lo de Tenerife. Errores de apreción aparte, que los hubo y todos en contra del Granada, la gestión de las tarjetas del trencilla fue vergonzosa y canallesca desde que en los primeros compases no amonestó a Vitolo por un entradón a Machís. Suso tenía que haber sido expulsado mucho antes y Vitolo no tenía que haber acabado el choque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios