granada cf

Una Liga igualada... Y fugaz

  • La primera vuelta está a tres jornadas de terminar y el Granada no termina de ser regular nada más que en casa

  • Lo bueno es que, sin estar bien al cien por cien, el ascenso está a tres puntos

Pedro festeja el gol que le dio el triunfo al Granada frente al Almería en el minuto 93. Pedro festeja el gol que le dio el triunfo al Granada frente al Almería en el minuto 93.

Pedro festeja el gol que le dio el triunfo al Granada frente al Almería en el minuto 93. / ÁLEX CÁMARA

Lo larga que parece la temporada en Segunda División con 42 jornadas y 22 equipos y resulta que, sin comerlo ni beberlo, solo quedan tres partidos para dar la primera vuelta por concluida. Esto va a una velocidad vertiginosa y apenas nos hemos dado cuenta. Pero creo que es por falta de costumbre. No estamos hechos, después de seis largos años en Primera, a que el Granada se bata en una categoría como esta, que a punto de llegar a su ecuador, tiene a cinco equipos en el pañuelo de un partido. Esto va muy rápido y el equipo de Oltra todavía no se ha terminado de consolidar. Dirán que igual que los demás, pero vista la carrerilla que tomó en octubre, llevar casi mes y medio que sí y que no contribuye a esa sensación de velocidad.

UNA CERTEZA

El Granada solo ha sido capaz de cumplir con una premisa en este tiempo: ser fuerte en casa. Aparecen en el debe como local del equipo dos empates en las dos primeras jornadas, pero se medio justifican. Los nervios del debut y la puesta en escena temprana de un once y un plantel totalmente nuevo y, además, sin los últimos retoques del mercado. Más duele esa derrota, que para ser un accidente está pesando demasiado en la clasificación, contra el Sevilla Atlético. Pero por lo demás, parece muy difícil que al Granada se le escapen más unidades en su estadio. Es más, por aquí han pasado los dos primeros, Lugo y Huesca, y se les ha ganado con el mismo resultado y sin dar sensación de que fueran los equipos que actualmente comandan la tabla.

Y ALGUNAS DUDAS

Porque lejos de Los Cármenes, el equipo no termina dominar. Pese a que los planteamientos sí lo son, los rivales suelen saber jugarle al Granada. Dos victorias a domicilio parecen pocas de nueve posibles, y tres derrotas parecen demasiadas si la proyección continúa en la segunda vuelta. Esto nos lleva a que, y con el susto que dio el Almería el viernes, se ha consumida casi medio campeonato y todos piensen que el Granada todavía puede dar más, puede ser mejor que lo que se ha visto, puede ser más regular. Se empieza a consolidar esa imagen de equipo intratable en su campo pero agarrotado lejos del calor de casa, y eso puede dar para un ascenso, pero quizás no directo.

NO HAY CERROJO

Marcar muchos goles sirve. Por eso el Granada está a tres puntos del ascenso directo. Los rojiblancos son el segundo máximo goleador de la categoría solo por detrás del Valladolid, un equipo al que precisamente esa condición no le está sirviendo para estar entre los elegidos. Por el contrario, y mirando la tabla, entre los tres primeros están dos de los equipos que menos reciben: Huesca y Cádiz. No es muy halagüeño ese dato porque a este Granada le marcan con tanta facilidad como demostró el Almería el viernes, un equipo que supo castigar la falta de manejo defensivo de los de Oltra y que obligó a los rojiblancos a marcar tres para ganar. Me preocupa más haber recibido goles en 13 de 18 partidos que otra cosa. Ha pasado prácticamente medio campeonato y los granadinistas siguen acoplando piezas y recomponiendo desajustes. Es malo pero también bueno: cuando se solucionen esos problemas, en teoría se deben mejorar los resultados. Pero tienen que arreglarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios