granada cf | lorca

Mejor con dos delanteros

  • El equipo empieza con un 1-4-2-3-1 y reacciona con el cambio al 1-4-4-2

Mejor con dos delanteros Mejor con dos delanteros

Mejor con dos delanteros

Dice un tópico futbolero que no por jugar con dos delanteros se va a crear más peligro y llegar más a la portería contraria. El Granada CF de esta temporada es un vivo ejemplo, ya que comenzó a ganar cuando el técnico José Luis Oltra decidió prescindir del segundo atacante nato para actuar con un media punta. Ese dibujo 1-4-2-3-1 que adoptó es el que utiliza desde que entonces al inicio de cada partido. Pero como el balompié, afortunadamente, no es una ciencia exacta y lo que te funciona una vez no te vale para la siguiente, ayer en León tuvo que sentar al enganche, que era Espinosa, y poner al lado de Joselu a otro '9', en esta caso Manaj, para que llegara la reacción rojiblanca.

punto de inflexión

Se había jugado un cuarto de hora del segundo tiempo y cualquiera que estuviera presenciando el encuentro tenía claro que el Granada no iba a ninguna parte. Tras una primera mitad igualada, en la que los nazaríes se quedaron en el suficiente pese al 1-0 del marcador, la reanudación trajo consigo un equipo plano, deslabazado, con pocas ideas y con una presencia arriba casi nula. Acertó Oltra al sacar del campo a un desaparecido Espinosa para dar entrada a Manaj, mutando el sistema al 1-4-4-2. No fue un cambio brutal, pero permitió al Granada tener más empuje, dar más sensación de peligro. Además, Joselu mejoró, el citado Manaj aportó y los medio centros se soltaron para llegar arriba.

vuelta de machís

Como ha ocurrido en el tramo final de esta Liga, Machís fue el principal argumento ofensivo del Granada en León. Es evidente que los equipos lo conocen y se esfuerzan en minimizar su producción atacante. El venezolano no estuvo especialmente acertado ante la Cultural, mas le bastó para crear las principales acciones atacantes de los suyos y para asistir a Joselu en el tanto del empate.

sin subidas

Su verticalidad fue lo más destacado en la primera parte de un Granada que explotó muy poco, por no decir nada, las llegadas de sus laterales, más atentos a parar a los rápidos y móviles atacantes locales que a incorporarse al ataque. Las tornas variaron tras el descanso y sí tuvieron más presencia ofensiva tanto Alex Martínez por la izquierda como Víctor Díaz primero y Quini después por la derecha.

cambio de central

El lateral diestro titular acabó jugando como central por la izquierda después del tercer cambio, que fue Quini por Saunier. Sorprende que con Germán en el banquillo fuese Quini el elegido, aunque todos los participantes en la operación cumplieron bien su cometido.

factor kunde

Antes de que eso ocurriera, el Granada estaba centrado en empatar, y lo consiguió, en una segunda mitad que sirvió para que creciera en el choque la figura de Kunde, la novedad junto a Machís en el once. Fue el elegido por Oltra para reemplazar en el equipo inicial al sancionado Montoro, quedando el ya recuperado Raúl Baena sin jugar ninguna minuto, y la verdad es que la apuesta fue acertada. El camerunés lo hizo casi todo bien y creció con el paso de los minutos. Desde la posición de medio centro tuvo mucho recorrido y gran presencia tanto en defensa como en ataque.

jugador por jugador

La segunda sustitución no provocó ninguna variación de esquema, ya que entró para situarse como extremo diestro Antonio Puertas por Pedro, que esta vez no pudo dar ninguna asistencia pese a los muchos lanzamientos de falta y de córners que botó.

presión arriba

Uno de los detalles tácticos que dejó el encuentro fue la presión arriba ejercida por ambas escuadras cuando al oponente le tocaba sacar de puerta. Tanto Granada como Cultural trataron siempre de jugar y dieron pocos pelotazos, algo que sólo ocurrió en esos lanzamientos de meta propios ante la alta presión del rival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios