valladolid | granada cf

Un enorme boquete defensivo que preocupa y mucho

  • La derrota en Pucela deja muchas dudas en el juego de los de Oltra

Masip ataja el cuero ante la presencia del capitán rojiblanco Raúl Baena. Masip ataja el cuero ante la presencia del capitán rojiblanco Raúl Baena.

Masip ataja el cuero ante la presencia del capitán rojiblanco Raúl Baena. / agencia lof

Cinco jornadas se han disputado y, al margen de no lograr ni una victoria, la sensación que está dejando el Granada CF en este arranque liguero es su debilidad defensiva sobre todo en el eje de la zaga. Si unimos el choque de Copa, hay un elemento común y es el problema que tienen los centrales cuando se han de enfrentar a un delantero corpulento que juega bien de espalda a portería. Ocurrió con Borja Iglesias en los dos partidos de La Romareda, sucedió en Tenerife con Longo y ayer volvió a repetirse con Jaime Mata. Un tipo de ariete de similares características que ha generado innumerables dolores de cabeza al cuadro de Oltra.

Mal arranque

Los primeros veinte minutos en Zorrilla del cuadro rojiblanco fue un auténtico desastre. Quitando el disparo de Pedro que se fue al palo, la movilidad de los hombres de arriba de Luis César Sampedro provocó que fuera el Valladolid el que gozara de las mejores ocasiones. De hecho, en los primeros 18 minutos, la posesión era del 65% a favor de los locales por 35% de los visitantes. Un dato que refleja los problemas que tuvieron los ayer vestidos de negro para tener el balón. Por ejemplo, Montoro tardó trece minutos en tocar el cuero y si el encargado de construir el juego no aparece, es que algo no marcha bien.

Sin ideas

No tener el balón en un equipo construido para, en teoría, ser protagonista provoca que el único argumento sea el balón en largo pero ninguno con la idea de generar peligro sino más bien por quitarse el balón de encima. Por contra, el Real Valladolid, con un fútbol muy simple y envío a la espalda de los zagueros, puso en jaque a una línea defensiva que casi no ganó ni un solo duelo, lo que desgraciadamente no es una novedad en este arranque de la Liga 1|2|3.

Mejora

En el ecuador del primer acto los de Oltra se quitaron la caraja y, con lo justo, generaron hasta tres ocasiones de gol. Los ataques eran más largos y Machís, Kiko Oliva en propia puerta y Charlie Dean pudieron empatar el choque pese a los méritos de unos y otros. Esa dinámica fue la que predominó en la segunda mitad, mucho más igualada, aunque los repliegues defensivos no son, a día de hoy, la mejor arma de este Granada CF. Así quedó demostrado en dos saques de esquina a favor que terminaron, tras una contra, en el área de Javi Varas y con el guardameta sevillano empleándose a fondo.

Una constante

La estrategia posiblemente sea de los pocos aspectos positivos que están ofreciendo los rojiblancos a día de hoy. Cada saque de esquina o falta lateral es sinónimo de peligro y eso es consecuencia del trabajo diario. Pero para sacar los tres puntos hacen faltan más cosas, como asociarse entre líneas, tener más continuidad con el balón en los pies e iniciar el juego con claridad desde atrás. Aspectos que hoy en día cuesta desarrollar y los números así lo indican.

Acumulación

Dicen los que saben de esto que no por acumular hombres de ataque se van a generar más ocasiones de gol. Sea así o no, lo cierto es que ayer no ocurrió lo que desde el banquillo granadinista se buscaba. El técnico valenciano puso sobre el césped a todo su arsenal ofensivo (salvo Antonio Puertas) y porque no había más cambios. Modificó el sistema, ordenó una línea de tres atrás, y situó a Raúl Baena como hombre ancla con Sergio Peña y Espinosa por delante, Pedro y Joselu en bandas y Adrián Ramos y Rey Manaj formando dupla atacante. Pero ni con esas.

Pedro y poco más

Sin duda una de las sorpresas de la temporada para el aficionado medio que sigue a la entidad presidida por Jiang Lizhang es Pedro. El extremo de Aspe llegó sin hacer ruido, con un descenso bajo el brazo pero un bagaje en la categoría que pocos compañeros tienen. Una experiencia que la está demostrando a base de goles, de personalidad y de calidad. Cada partido es de los futbolistas más destacados por su movilidad y su constante trabajo pero además tiene llegada y, como demostró ayer, un gran golpeo. Anotó un golazo que no sirvió para nada pero al menos lo intenta siempre y no se le puede achacar que no trabaje. Un ejemplo a seguir por todos sus compañeros.

Departamento de Infografía. Departamento de Infografía.

Departamento de Infografía. / Departamento de Infografía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios