La pegada se queda corta

  • Los rojiblancos anotan dos tantos pero pudieron golear al cuadro de Anquela

  • Javi Varas deja por tercera vez en el curso su portería a cero

Con cuatro victorias en las últimas cinco jornadas, el Granada CF comienza a funcionar. Y lo hace a base de pegada, aprovechando las jugadas de ataque y contando con una solidez defensiva en casa que con Saunier ha mejorado mucho y a la que espera sumarse Chico Flores, que debutó ayer dando muestra de su solvencia.

El conjunto de Oltra no pudo comenzar mejor cada mitad. En la primera llegada, a los cuatro minutos y gracias al enorme catálogo de jugadas de estrategia que manejan los rojiblancos, se adelantó en el marcador con el tanto en propia puerta de Cristian Fernández. Lo mismo sucedió tras el paso por vestuarios con el tanto de Joselu, con el que dejaron encarrilado el choque. Pero lo cierto es que, aunque en el primer acto estuvieron a merced de su rival que dominó la posesión, únicamente en el primer acto dispararon tres veces, dos ellas lejos del arco. Por tanto, máxima eficacia. De hecho, Juan Carlos no tuvo que realizar ni una parada destacada en los primeros cuarenta y cinco minutos. Tan sólo tuvo que salir a los pies de Joselu. Varas si se tuvo que emplear algo más, pero salvo un remate de cabeza en el segundo palo de Toché a los diez minutos que envió a saque de esquina, el resto de intervenciones del arquero sevillano fueron muy plácidas. Una jornada más, y van tres en la presente temporada, dejó su portería a cero y eso es sinónimo de sumar.

14Llegadas. Los rojiblancos pisaron el área más en la segunda mitad que en el primer acto.6Saques de esquina. Los de Anquela no aprovecharon ningún córner que botaron.

Pero si nada más reanudarse la segunda mitad en la primera llegada se vuelve a anotar, poco se puede hacer. Dos disparos entre los tres palos y dos goles. Poco más se puede decir. Con 2-0, el choque cambió y mucho. Anquela cambió el sistema, formó con dos delanteros y ordenó una línea de tres atrás por lo que el dominio de la posesión del primer acto ya no fue tanto, siendo más directo y ahí Chico Flores y Saunier jugaron más cómodos. Había muchos más espacios que fueron aprovechados por Machís para generar muchos problemas a su par, el lateral uruguayo Cotugno. Aunque no se concretaron, se gozó de hasta tres muy claras. Una la desvió Juan Carlos, otra dio en el palo (el único del partido) y la tercera la envió a la grada Javi Espinosa de cabeza con todo a su favor.

Las llegadas al área del rival fueron más numerosas en los locales aunque en los últimos cinco minutos, y a la desesperada, los carbayones pudieron recortar distancias pero finalmente no fue así. Habría sido injusto ante la posibilidad de cerrar el choque mucho antes con las ocasiones marradas. No fue un partido duro ni mucho menos, con 25 faltas en total para un total de tres cartulinas amarillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios