numancia | granada cfdarwin machísHHH

Un puñal llamado Darwin

  • Machís ofrece todo un espectáculo por la banda izquierda en Los Pajaritos

Machís se marcha por velocidad de Pere Milla y Escassi. Machís se marcha por velocidad de Pere Milla y Escassi.

Machís se marcha por velocidad de Pere Milla y Escassi. / Wifredo García / agencia lof

Cualquier ojeador que estuviera ayer en las gradas de Los Pajaritos tomaría nota del jugador con el dorsal 11 del Granada CF. Su nombre D. Machís, como reza en su camiseta, y que Markel -hasta su expulsión-, y Dani Calvo posteriormente, soñaron anoche con el venezolano, que dio todo un recital en Soria ante los ojos de Jiang Lizhang y toda su corte.

Le costó al 'vinotinto' entrar en el partido pero cuando lo hizo trajo de cabeza a todo el que se cruzó en su camino. Bien frenado por su par en la primera media hora, cuando se soltó fue para grabarlo y recordarlo, porque pocas veces se ha visto a un jugador tan superior a un rival en cada acción en la que intervino. Sin demasiada trascendencia hasta que su equipo se puso por delante 0-2 en el marcador, a partir de ahí fue un torbellino, en especial en el segundo acto en el que cada ataque de los de Oltra era conducido por el sudamericano y con mucho peligro para los de Arrasate.

Su primer acción decisiva llegó en el minuto 36 tras asociarse con Javi Espinosa. Tras pisar área y recortar a su marca disparó rechazando Aitor Fernández, pero el cuero le llegó a Joselu que hizo el 0-2 con el que dejó encarrilado el choque para los rojiblancos.

Aunque la jugada clave del duelo llegó en el primer minuto de la segunda mitad. Un buen pase de Montoro permitió a Machís ganarle la posición a Markel pero cuando iba a encarar a Aitor, el lateral numantino le agarró. El colegiado no se lo pensó y expulsó al defensor. Con todo el segundo acto por delante y espacios, Darwin es mortal y así lo demostró en cada acción ofensiva de su equipo. En los minutos 52 y 56 desequilibró por banda y centró sin encontrar rematador. Cinco minutos después, Joselu tuvo el 0-3 pero su disparo se le fue alto. Dos disparos seguidos en apenas tres minutos (61' y 63'), otro par de pases en contras y otro disparo en el 87' cuando pudo ceder a un compañero pero fue egoísta porque quería cerrar su enorme partido, precedieron a su segunda asistencia de la temporada tras otra contra, la enésima, para Rey Manaj que el albanés se lo agradeció.

Machís fue un puñal en Soria, como lo fue hace Ikechi Anya en Sevilla ante los rojiblancos en 2009 cuando defendía los colores del filial sevillista. Los buenos aficionados al Granada CF lo recordarán. Javi García, el lateral atarfeño que lo sufrió, seguro que también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios