granada cf | zaragoza

A la tercera sí fue la vencida

  • Oltra repite el 1-4-3-1, esta vez con Adrián Ramos arriba, y acaba jugando con zaga de cinco

A la tercera sí fue la vencida A la tercera sí fue la vencida

A la tercera sí fue la vencida

Tercer encuentro consecutivo con un delantero diferente de inicio. Joselu ante el Cádiz, Manaj frente al Albacete y Adrián Ramos ayer contra el Zaragoza. José Luis Oltra ha encontrado, siempre que las lesiones y las sanciones lo permiten, un once más o menos tipo en las últimas semanas, pero es evidente que en la parte de arriba no lo tiene claro. Volvió el Granada al Nuevo Los Cármenes tras dos encuentros, y dos derrotas como visitante, y el técnico varió de nuevo su ataque. Ni el onubense ni el albanés, ante los maños eligió al colombiano, que no actuaba de inicio desde el choque de Reus y que la última vez que fue de la partido en el once en casa fue en el ya lejano duelo contra el Córdoba. La otra novedad en la alineación, muy esperada, fue el regreso de Machís, que ocupó su lugar habitual en la banda zurda en el 1-4-2-3-1 ordinario del técnico. También se preveía la vuelta al doble pivote de Raúl Baena, aunque el técnico demostró que ante la baja del lesionado Montoro ahora confía más en Alberto Martín para formar el doble pivote junto a Kunde. El resto, los habituales de las últimas jornadas.

bajas en el rival

El Albacete doblegó al Granada sin Zozulya, su mejor jugador, lo que demuestra que las ausencias del rival no siempre significan que vayas a superarlo. Con ese pensamiento salió al campo el equipo de Oltra, ya que en el Zaragoza faltó por acumulación de tarjetas Borja Iglesias, su atacante más destacado. El irregular papel esta campaña de los maños, especialmente fuera de La Romareda, y la baja de su delantero titular invitaban a pensar en un plácido choque, al menos en un duelo controlado casi en todo momento por los rojiblancos y ganable de forma holgada.

la realidad

No falló el Granada al comenzar el partido volcado, pisando el área rival y creando ocasiones, aunque se topó, como en los anteriores choques, con que el oponente marcó la primera vez que llegó. Y para colmo volvió a ser a balón parado tras otra falta concedida de forma innecesaria. Al menos, en esta ocasión sí hubo capacidad de reacción y el empate llegó a renglón seguido.

toca, toca, toca

Se desgañitaba y desesperaba Oltra en la banda porque el Granada no era capaz de gestionar bien sus posesiones. Con Machís a medio gas y tanto Adrián Ramos como Sergio Peña poco activos por la imprecisión del plantel, insistía una y otra vez el técnico en que la clave era tocar. Y llevaba razón, porque así volvieron a llegar las opciones de marcar y el tanto de Alex Martínez

alberto, clave

Con laterales ofensivos y varios jugadores por delante del balón habitualmente, la labor del pivote defensivo era fundamental para evitar las contras del Zaragoza. Y ahí Alberto Martín estuvo inmenso y siempre bien colocado. Además, ayudó mucho en la salida de balón y dio al equipo la pausa que en muchos momentos faltó.

los cambios

Oltra esperó hasta el ecuador del segundo tiempo para mover el banquillo. Era evidente que Machís no estaba para todo el encuentro y con el paso de los minutos fue a menos. Además, ante el riesgo de una recaída optó el técnico por sustituirlo para dar entrada a Raúl Baena. Ese cambio provocó que el malagueño se colocara en el doble pivote junto a Alberto Martín, que Kunde adelantara su posición hasta la media punta y que Sergio Peña cayera a la banda izquierda, manteniendo el 1-4-2-3-1 del inicio como dibujo.

sustitución defensiva

Tenía el balón el Zaragoza y el Granada era pitado por no defenderse con el esférico y Oltra metió un segundo cambio defensivo. Tras quitar un extremo y meter un pivote defensivo, reemplazó a un jugador ofensivo como Sergio Peña por el lateral Quini. El recién entrado se colocó como extremo diestro y Pedro se fue a la izquierda, con el mismo esquema. En la tercera sustitución entró Joselu pero se quedó en el campo Ramos, ya que quien se marchó fue Pedro. De ahí al final jugó el Granada con una defensa de cinco, con los tres pivotes que había en el campo por delante y los dos delanteros arriba, un 1-5-3-2.

apercibidos

A estas alturas de temporada es habitual que los equipos suelan estar cargados de tarjetas. Hasta cinco jugadores del Granada llegaron al choque con cuatro amonestaciones, a una amarilla de la sanción: Chico Flores, Saunier, Pedro, Raúl Baena y Manaj, con los tres primeros actuando de inicio y los otros dos al principio en el banquillo. Durante el choque no fue amonestado ninguno, por lo que todos podrán jugar ante el Barcelona B. Alberto Martín fue el único que vio tarjeta y sólo llevaba dos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios