GRANADA CF -TENERIFE | la previa

Nunca un triunfo fue tan necesario

  • El Granada vuelve a casa obligado a ganar para recuperar terreno y olvidar el susto del 'affaire Pina'

Comentarios 1

Manolo Salvador, director deportivo del Granada CF, declaró ayer en la presentación de Hjulsager y Agra, que el equipo rojiblanco tiene plantilla para estar más arriba y que son "muy mejorables". Fuera su intención o no, realmente le lanzó un mensaje a José Luis Oltra: hay que espabilar o habrá problemas para lograr el ascenso. Al menos el directo. Más que nada porque los rojiblancos comenzarán la jornada a seis puntos del ascenso directo y a doce del primer puesto. De hecho, está más cerca del equipo granadinista el Almería, que está en descenso, que el Huesca. Por eso lo de hoy es una final para Oltra, porque se puede justificar de forma relativa el fracaso del equipo fuera de casa porque todavía queda tiempo para mejorar, pero si después de un mes saldado con tres derrotas y una victoria, el Granada también se deja puntos esta noche contra el Tenerife en casa, el ambiente se puede enrarecer más todavía.

No está el horno para bollos ni en la grada ni en el club. En las oficinas de Pintor Maldonado pasaron un susto de muerte el jueves con la intervención de la UDEF en la Operación Líbero, que ha mandado a prisión al que muchos consideran el héroe del actual Granada en el fútbol profesional moderno. En la entidad quieren borrar este capítulo, que directamente no les incumbe ya que se trata de la gestión de los anteriores directivos. Al silenzio stampa decretado para la deposición no siga oliendo más, quieren unir que solo se hable de fútbol.

Al equipo y al club, pues, les hace falta un triunfo. Les hace falta recuperar la confianza y que la ciudad y la prensa hable solo si la pelota entra o no entra. En resumen: hablar de fútbol. Una derrota, o incluso un mero empate, podrían tener conllevar una mala reacción de la grada, necesitada de alegrías de verdad tras un 2017 infernal, y que seguramente no dude en señalar ya al entrenador, o incluso al palco.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. / CARLOS GIL

De todas formas, el Granada ha dado muy pocos motivos para desconfiar de su rendimiento en Los Cármenes. De hecho, el partido de esta noche es el primero de una serie de cuatro que deben de ser claves para el equipo: tiene tres en casa y uno fuera contra un Córdoba en zona de descenso. A los de Oltra les avala que en casa llevan ganados 12 de los últimos 12 puntos jugados, y que del coliseo del Zaidín tan sólo han dejado escapar tres puntos desde primeros de septiembre. Los choques de casa están siendo el asidero de este equipo que se transforma radicalmente cuando tiene el calor de su público. Tan abrumadora es esa diferencia que el Granada parece más un equipo de Primera en casa y otro de descenso a Segunda B lejos de la misma.

A pesar de la derrota en Barcelona, la peor de la temporada (3-0), el entrenador valenciano del Granada barrunta pocos cambios. Tan sólo la lógica inclusión de Ángel Montoro en la medular para acompañar a Kunde. El ex de Las Palmas ya estaba recuperado de su lesión la semana pasada, pero Oltra, por el tipo de partido que planteó, prefirió no hacerle jugar y forzarle, ya que su alta aún estaba reciente. Por lo demás, todo igual, con Varas en el arco, Víctor Díaz y Álex Martínez en los laterales, Chico y Saunier de centrales, Pedro Sánchez y Machís en las bandas, Peña de enganche y Adrián Ramos, al igual que en la primera donde les dio muchos problemas a los tinerfeños, en punta.

La convocatoria es amplia, de veinte jugadores, por lo que Oltra tendrá que hacer dos descartes más a los que ya hizo ayer, donde dejó fuera por tercera semana seguida a Espinosa, además de a Puertas, Iriondo y Menosse. En la citación están los dos nuevos jugadores, Andrew Hjulsager y Salvador Agra. De los dos, quién más opciones tendría de 'caerse' es el danés, con menos minutos acumulados en la temporada que el luso, que a pesar de haber entrenado solo un día como rojiblanco, llega mucho más rodado. Es poco probable que por el primer motivo, Oltra le ponga de inicio.

El rival de esta noche es un Tenerife que viene acuciado por su situación clasificatoria, ya que su objetivo era luchar por el ascenso. Martí llega con el puesto asegurado en el banquillo salvo hecatombe o goleada escandalosa, que podría darle un martillazo a sus aspiraciones de seguir trabajando. Llega el club chicharrero con su fichaje estrella, Luis Milla, pero sin Álex Mula, al que se relacionó con los granadinistas. Los isleños tienen las bajas de los sancionados Camille y Jorge Sáenz (el Granada no tiene ninguna baja, por cierto), y del lesionado Longo. Por eso es posible que fuercen a su mejor delantero disponible, Juan Villar, recién salido de una lesión, para jugar. Del decepcionante Malbasic y Real saldrá su acompañante en la punta de lanza de un equipo que se presentará en Los Cármenes a pescar en río revuelto y recibir un golpe de moral. Pase lo que pase, habrá consecuencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios